Las catacumbas más grandes del mundo. ¡Descúbrelas!

 
Todos hemos oído hablar de las catacumbas de la ciudad de Roma en las que fueron enterrados los primeros cristianos o de las de París, en las que se depositaron los restos óseos extraídos de los antiguos cementerios de la ciudad, pero en Ucrania, bajo la ciudad de Odesa existen las catacumbas más grandes del mundo. ¡Descúbrelas! Su historia es fascinante.

Se cree que sobre el año 1600 empezó a horadarse el suelo bajo lo que hoy es la ciudad de Odesa. El motivo fue la extracción de diversos minerales, entre ellos piedra caliza y arenisca para la construcción de edificios. A lo largo de los años esas galerías mineras se fueron ampliando y al llegar al siglo XIX se intensificó la perforación y excavación para conseguir materiales baratos con que levantar la gran ciudad que Odesa es hoy en día.

En total, en la actualidad, las catacumbas de Odesa miden más de 2.500 km. y alcanzan una profundidad de 60 metros divididos en tres niveles. El subsuelo de la ciudad es un auténtico queso gruyer que ha impedido en muchas ocasiones que puedan edificarse edificios de mucha altura y que provocan reasentamientos y grietas en los ya existentes. En 1917, tras la Revolución Rusa, se prohibió la extracción de piedra bajo la zona central de la ciudad.
 

Cuando los túneles mineros fueron abandonados, empezaron a ser utilizados por contrabandistas y maleantes locales como refugio y almacén. También en algunas zonas, a falta de alcantarillado, se han usado con ese fin. Sin embargo, si estas catacumbas se hicieron famosas fue por albergar durante la Segunda Guerra Mundial a muchos combatientes rebeldes ucranianos que, bajo dirección soviética, atacaban a las tropas nazis que habían invadido la ciudad. Su escondite eran las catacumbas más grandes del mundo. Los nazis sellaron muchas de las entradas, pero fue en vano, a pesar del hambre y las enfermedades que los aquejaron, los partisanos, desde su escondite salían y boicoteaban al invasor siempre que podían y volvían a refugiarse en los interminables túneles.
 

A lo largo del recorrido existen más de 1000 entradas que quedan camufladas por edificios, terraplenes o plantas, y a pesar de que su exploración, fuera de las zonas para turistas, está desaconsejada por las autoridades, son muchos los que se arriesgan a bajar e incluso se han organizado grupos para explorarlas. Nunca han sido totalmente cartografiadas y las diferentes asociaciones compiten entre sí para conseguir nuevos planos. Gracias a estas personas se han rescatado varios niños que jugando se habían perdido en el laberinto que forman las catacumbas más grandes del mundo.
 

Es habitual que en sus recorridos encuentren restos de los que habitaron en el subsuelo y también armas que pertenecieron a los partisanos. También en ocasiones encuentran cadáveres. Éstos suelen estar perfectamente momificados por la acción del aire seco y frío de los túneles y por lo general pertenecen a soldados o criminales que habrían fallecido en las galerías. En la ciudad, sin embargo, existen un sinfín de leyendas urbanas que hablan de personas que se perdieron y los túneles y jamás se las volvió a ver.
 

En 1995 se hizo el viaje más largo a través de las catacumbas de Odesa. Duró 27 horas y se recorrieron más de 40 kilómetros. Si viajas a esta ciudad es posible recorrer una parte de las catacumbas más grandes del mundo como atracción turística.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes