Partes del cuerpo que son vestigios de la evolución

Durante millones de años los humanos hemos evolucionado hasta lo que somos ahora, pero si bien pasó el tiempo, aún quedan rastros.
 
¿Sabes qué partes de cuerpo o qué habilidades son vestigios de estados anteriores de la evolución humana? Hoy te contamos cuáles son y cómo saber si los tienes.
 
El cuerpo humano se fue modificando a medida que cambiaron nuestras costumbres, necesidades y capacidades, pero aún quedan rastros que nos hacen recordar todo lo que la naturaleza añadió al organismo durante millones de años.
 
Hay vestigios que tenemos todos, como por ejemplo el apéndice, y otros que solo un porcentaje de la población posee. ¿Formas parte de ese selecto grupo?
Mover las orejas: Hay personas que tienen la habilidad de mover los músculos que se encuentran en la base de las orejas y no deja de ser más que un truco divertido que nos dejó la evolución. Aproximadamente el 15 % de la gente es capaz de mover sus orejas.
 
Muelas del juicio: Una característica evolutiva que la gran mayoría de las personas posee. Las muelas del juicio, llamadas así porque suelen aparecer una vez que se alcanza la adultez, eran utilizados por nuestros antepasados para masticar con más fuerza. Hoy solo sirven para enchuecarte los dientes y hacerte sentir miserable por al menos una semana una vez que el dentista te las extrae. Existen afortunadas personas que nacen sin ellas, sobre todo cuando ven a sus amigos con el rostro hinchado y una bolsa de hielo sobre las mejillas.
 
Músculo Plantar: Para levantar algo o realizar acciones que requieren destreza usamos las manos, pero nuestros antepasados utilizaban bastante los pies para más que caminar. Una prueba de ello es el músculo plantar que todos tenemos. Si se requiere trasplantar un músculo, los médicos lo eligen para extraerlo e insertarlo reemplazando un músculo dañado o perdido al menos que seas parte de ese 9 % de personas que nacen sin él.
 
Tendón de la muñeca: Extiende tus brazos y junta tu dedo pulgar con el meñique. Si notas una pequeña protuberancia en tu muñeca se trata de un tendón absolutamente inútil pero que el 85 % al 90 % de la gente tiene en uno o ambos brazos. Su único uso es para trasplantes de tendón.
 
Piel de gallina: Cuando te asustas, estás nervioso o tienes frío se suelen formar diminutos granos en la piel sobre todo la de los brazos ya que el cuerpo intenta hacerte ver más grande ante un potencial enemigo. Esta característica que tenemos casi todos hoy no tiene utilidad, pero en el pasado nuestros antepasados obtenían beneficios ante posibles ataques de animales.
 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes