15 consejos de dieta, que debes olvidar

Vivimos bombardeados por anuncios sobre cómo perder peso pero la realidad es que algunos de los consejos, que al parecer son de lo más sensatos, terminan perjudicándonos más de lo que nos ayudan...
 
¿Crees que tienes que dejar de lado el chocolate por completo? Ni lo sueñes. Una encuesta realizada por Nutracheck reveló que el 86% de las personas que hacen dieta y siguen dándose gustitos bajan de peso, mientras que las dietas que se basan en eliminar alimentos suelen ser las que más fallan. Solo debes tener cuidado con las porciones.
 
Eliminar los lácteos puede resultar particularmente contraproducente. Las personas a dieta que consumen entre 1200-1300 miligramo de calcio por día pierden casi el doble de peso que los que consumen menos calcio, de acuerdo con una estudio llevado a cabo por la Universidad de Tennessee.
 
No te mates de hambre... es probable que luego comas en exceso. Comer una pequeña comida de bajas calorías a media mañana y a media tarde te ayudará a respetar las porciones en las comidas más importantes.
 
Si hace mucho que no haces nada, hacer ejercicio dos horas por días probablemente termine lastimándote. Comienza despacio y aumenta la intensidad, la duración y la frecuencia del ejercicio con el tiempo. Además, así te será más fácil respetar la dieta.
 
Contarle a tus amigos y a tu familia que estás haciendo dieta es maravilloso si ellos te apoyan, pero si se lo cuentas a todo el mundo, acabarás por sentir demasiada presión. Piénsalo dos veces antes de publicarlo en Facebook.
 
Los frutos secos tienen muchas calorías pero comer algunos entre comidas no harán que subas de peso. Comer un manojo de almendras (que son ricas en proteínas y fibra) te hará sentir llena y te ayudará a controlar la cantidad de calorías que consumes, de acuerdo con un estudio publicado por European Journal of Clinical Nutrition.
 
Está demostrado que hacer ayuno ocasionalmente trae beneficios para la salud, pero saltearse el desayuno hará que el nivel de azúcar en sangre caiga a media mañana y eso dificultará que te resistas a las cosas dulces.
 
Los carbohidratos son la primera fuente de energía que tiene tu cuerpo y, además, tienen nutrientes esenciales. No es necesario que los elimines de tu dieta, pero intenta reemplazar los carbohidratos simples y refinados, como las tortas y el pan blanco con hidratos de bajo contenido glucémico, como los vegetales e integrales
 
Quienes toman 21 refrescos dietéticos por semana tienen el doble de probabilidades de tener sobrepeso que quienes no los consumen, según reveló un estudio del Health Science Center de la Universidad de Texas. Como los edulcorantes artificiales son mucho más dulces que el azúcar, los expertos creen que eso engaña al cerebro para que crea que necesitamos altas dosis de dulce.
 
Las comidas bajas en calorías o sin grasas suelen tener aglutinantes y azúcar agregados para mejorar la textura y el sabor y suelen tener la misma cantidad de calorías pero con poco valor nutricional.
 
Las dietas rápidas funcionan a corto plazo pero pueden disminuir el ritmo metabólico a largo plazo, además de perder masa muscular y tejido magro, junto con la grasa. Cuando terminas esas dietas, tu cuerpo empieza a necesitar menos calorías para funcionar, entonces es más fácil que subas de peso.
 
Las grasas son muy saciadoras, pero si la eliminas por completo tendrás hambre todo el tiempo. Solo tienes que elegir las grasas saludables, como el aceite de oliva, la palta y los ácidos grasos Omega-3, que se encuentran en los pescados grasos, el aceite de coco, las nueces y las semillas de lino.
 
Por otro lado, no creas que puedes comer aguacate o nueces sin control solo porque son saludables. Las grasas saludables igual tienen muchas calorías, así que, controla tus porciones.
 
La ingesta de comida tiene un efecto insignificante en el metabolismo, por eso, comer 'poco y seguido' no hará que tu metabolismo se dispare. Comer dos colaciones pequeñas por días te ayudará a mantener controlado el hambre, pero comer poquito todo el tiempo no te ayudará a bajar de peso.
 
Es probable que bajes de peso si sigues una dieta restrictiva, pero la mayoría de la gente que hace dieta, vuelve a recuperar el peso. Un estudio de la Universidad de Melbourne reveló que hacer dieta hace que las hormonas reaccionen como si nos estuviéramos muriendo de hambre. No te pongas 'a dieta', solo cambia tus costumbres alimenticias y haz ejercicio y lograrás bajar de peso, de una vez por todas.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes