Anne Hathaway reveló con mucho humor, los momentos más embarazosos de su carrera

 
A Anne Hathaway no le avergüenza confesar con mucho buen humor, cuáles fueron los momentos más embarazosos de su carrera. Se atreve, incluso, a hacerlo en uno de los programas con más tirón de la televisión estadounidense, el «Tonight Show» de Jimmy Fallon. Por lo que reveló ante el popular presentador, los dos instantes en los que pensó aquello de tierra, trágame tienen un claro denominador común: Los Oscar.
 
Aunque ya tiene una estatuilla en su poder y fue candidata en otra ocasión, la gran ceremonia del cine mundial también le reservó momentos de vergüenza extrema. «En una escala del uno al diez, uno sería como caminar por la calle, y diez, para mí, fue presentar los Oscar junto a James Franco», desveló en referencia a la gala de 2011, en la que los jóvenes actores afrontaron una complicada papeleta de la que no salieron demasiado bien parados y del que ella quedo muy arrepentida.
 
«Por cierto», añade Hathaway, «[ese momento] solo lo iguala recibir un Oscar mientras llevas un vestido que sabía que hacía que pareciera que mis pezones estaban erectos». Sucedió en 2013, el gran año de la actriz, ganadora del premio a la mejor secundaria por su desgarrador rol de Fantine en «Los Miserables». El efecto óptico que generaba su atuendo se convirtía en una de las comidillas de la ceremonia, se convirtió en un fenómeno viral y hasta fue objeto de una cuenta específica en la red social Twitter: @AnnesNipples.
 
¿Por qué decidió Hathaway exponer sus vergüenzas y ordenarlas de mayor a menor? Todo vino a raíz del premio American Cinematheque Award que recibió el pasado mes Matthew McConaughey, su compañero de reparto y andanzas espaciales en «Interstellar», además de gran amigo de ella. Primero, explicó, se puso nerviosa al escuchar las emotivas anécdotas que iban desgranando colegas como Kate Hudson, Jennifer Garner y Sandra Bullock. Temerosa de que su discurso no estuviera a la altura, entró en pánico cuando, apenas pronunciada la primera fase, se estropeó el teleprompter (una pantalla en la que se va mostrando el texto y que no ven los espectadores)
 
«Pero eso fue un 4», aseguró Anne, a la hora de ponerle nota. Con el actor texano protagonizó otro momento embarazoso mucho peor: cuando se presentó a su casapara participar en una fiesta... El día equivocado. «Eso fue un 8. Nos invitó a entrar [iba acompañada de su marido], nos emborrachó y lo pasamos muy bien». Lo que demuestra que, cuando la actriz afronta un mal trago, suele tener un final feliz.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes