Este era el elegido para ser el T-800, antes que Arnold

 
Qué sería del T-800 sin el rostro de Arnie… Allá por 1983, un tal James Cameron había decidido sacar adelante un proyecto de ciencia ficción de lo más ambicioso. Su única experiencia hasta el momento se limitaba a los efectos visuales de “Escape From New York” y a la dirección de la abucheada “Piraña 2”, pero eso no amedrentaba a un tipo de ideas claras y ambición desmedida.
 
El paso del tiempo terminaría por darle la razón. “Terminator” se estrenaba en 1984 y automáticamente se convertía en película imprescindible dentro de la historia del cine. Además, se convertía en el primer éxito del director llamado a firmar las mayores recaudaciones jamás vistas. Además, sería también el origen de una franquicia que perduraría en el tiempo y que alcanzaría la cumbre con “Terminator 2” y continuaría con 3 secuelas más (03, 09, 15)
 
Buena parte de la culpa de que “Terminator” pegara tanto la tenía un Arnold Schwarzenegger que seguía su andadura triunfal por las taquillas de todo el planeta. Hoy nadie puede imaginar al T-800 sin el rostro de Arnold, pero lo cierto es que el primer nombre que se puso sobre la mesa para convertirse en el protagonista del filme no era otro que el de O.J. Simpson.
 
La gran estrella del fútbol americano era el elegido, pero algo no terminó de gustarle a James Cameron. De hecho, el motivo esgrimido por el director para descartar al “Juice” fuer que tenía “demasiada cara de buen chico como para ser un despiadado asesino”. No hace falta recordar que O.J. Simpson era acusado, años más tarde, del asesinato de su ex-mujer. Pese a ser declarado inocente, parece que solo los miembros de aquel jurado siguen pensando que Simpson no fue el responsable…
 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes