Los Oscares 2018, una ceremonia en medio del escándalo

 
Este año quedará en el recuerdo como un año histórico en el que los secretos más aberrantes de Hollywood salieron a la luz. La ola de denuncias por acoso y abuso sexual en la industria cinematográfica no se detiene y todos los días se sigue acusando a alguien más y los integrantes de la Academia ya debaten: ¿Cómo hablar del tema sin ensuciar aún más la imagen de la maquinaria cinematográfica más grande del mundo? ¿Qué estrategias manejan los magnates cómplices? ¿Habrá escraches?
 
Luego de las múltiples denuncias al productor Harvey Weinstein -y a actores como Kevin Spacey- surgió un movimiento mundial en redes sociales (#MeToo) Las víctimas buscan contar que a ellas también les pasó y que mantuvieron el silencio por miedo. El gran temor de los organizadores es que el 4 de marzo -día de la gala- haya manifestaciones o escándalos que arruinen el espíritu frívolo de la ceremonia.
 
En las reuniones secretas de los hombres que diseñan la noche más importante de la industria hay posiciones encontradas: Muchos publicistas -de conducta repudiable- recomiendan, por lo bajo, evitar el tema. Incluso varios asesores de imagen ya están aconsejando a sus clientes que, si surge el tema durante una entrevista en la alfombra roja, deberán dar una rápida respuesta políticamente correcta. Y volver de inmediato a hablar sobre su película.
 
Otro grupo de publicistas de los Oscar cree que tratar de separar el proceso de los premios del movimiento #MeToo (#YoTambién), podría hacer quedar mal a los integrantes de la industria. "¿Pero cómo hablar de eso sin que sea el tema protagonista y los premios queden en segundo plano?", se preguntan.
 
En The New York Times el debate ya empezó: "¿Los artistas forzosamente deberían hablar de la necesidad de resolver el problema sistemático del acoso sexual, un flagelo que ha sido prácticamente ignorado por Hollywood durante mucho tiempo? ¿O deben mantenerse enfocados en promover sus películas y actuaciones, a sabiendas de que decir la frase equivocada respecto al acoso sexual podría, por lo menos, descartarlos de ser nominados o premiados con un Oscar?", se lee.
 
Según se cuenta en The New York Times, el año pasado, por ejemplo, los guardias de Casey Affleck pudieron persuadir a algunos periodistas de no enfocarse en dos demandas por acoso sexual en su contra. Al final, Affleck ganó el premio de la academia a mejor actor por su interpretación en "Manchester Junto al Mar".
 
Mark Malkin, corresponsal de alfombra roja para medios como E! durante más de una década, predijo que los publicistas tendrán menos éxito en 2018 para intentar controlar a los comunicadores de TV y medios digitales.
 
Los Hollywood Film Awards, que se realizaron a principios de noviembre, evitaron el tema. En la Academia de Hollywood, el 72 por ciento de los miembros son hombres, por lo que, se cree- no será fácil que las víctimas de acoso y/ abuso sexual tengan el espacio que merecen. 
 
Mientras el tema sigue en debate, una de las mujeres más importantes de la pantalla grande sale a condenar y a hacer visible el tema. "Es horrible y escalofriante que haya tantas denuncias. Se ha vuelto algo tan habitual que es repugnante. Gracias a Dios no ha sido parte de mi experiencia de vida", dijo Julia Roberts. Se espera que la actriz de "Mujer Bonita" sea la voz de todas esas mujeres que sufrieron. Y que en un gesto de grandeza hable de lo que pocos quieren que se hable. ¿Será valiente?

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes