Al Pacino cumple hoy 75 años

El actor Alfredo James Pacino, más conocido como Al Pacino, nació el 25 de abril de 1940, en Nueva York, Estados Unidos. 
 
Comenzó a estudiar actuación en su adolescencia en el Herbert Berghof Studio, luego de haber sido rechazado en el prestigioso Actors Studio de Nueva York. Durante los primeros años de la década de 1960 Pacino atravesó severos problemas económicos, y tuvo que enfrentar la muerte de su madre y de su abuelo. 
 
Luego de cuatro años de formación en el Herbert Berghof Studio, logró ingresar al Actors Studio. Allí conoció a Lee Strasberg, quien se convertiría en su mentor y en uno de los personajes más influyentes de su carrera. 
 
En la segunda mitad de la década de 1960, Pacino se convirtió en un exitoso y premiado actor de teatro. Su debut en la gran pantalla fue en 1969, en la película “Yo, Natalia”. Dos años después interpretó el papel que lo catapultaría a la fama: Michael Corleone, en la legendaria película “El Padrino”, de Francis Ford Coppola, y en sus secuelas: “El Padrino II” (1974) y “El Padrino III” (1990). 
 
Pocos actores que todavía estén en actividad pueden exhibir una filmografía tan rica como la de Al Pacino quien posee buena cantidad de personajes grabados en la cultura popular que encabezan dos mafiosos muy distintos.
 
Uno de ellos con una de las personalidades más frías de la historia del cine, sutil y elegante en el arte de matar y manipular en silencio. El otro, mucho más sanguinario, directo y teatral. En uno la tragedia corre por las venas y en el otro se convierte en un baño de sangre. Estamos hablando de Michael Corleone y Tony Montana respectivamente.
 
Francis Ford Coppola sorprendió a todos cuando eligió a un joven italoamericano de formación teatral sin apenas papeles en cine para uno de los roles más importantes del Hollywood de entonces. Aquel riesgo se convirtió en uno de los mejores aciertos de la historia del cine. El Padrino resultó ser un clásico que se extendió por tres grandes películas (1972, 1974, 1990) y donde además de consagrados como Marlon Brando brilló sobre todo Al Pacino, con el que es sin lugar a dudas el gran papel de su carrera.
 
Pero después de los Corleone hay mucho más. Serpico (1973) y Tarde de perros (1975), ambas de Sidney Lumet, en la primera como un detective y en la segunda como un ladrón en una asfixiante toma de rehenes. Papeles diversos en los que lograba demostrar un tremendo nervio interpretativo, su marca personal hasta hoy. Después llegaría el mencionado rol como Tony Montana en Scarface (1983), ese despropósito de Brian De Palma de tres horas de duración sobre el surgimiento, auge y decadencia de un gángster. Pacino en su mejor clave: desbordante y con toques de psicópata entre montañas de cocaína, ametralladoras y gritos desesperados.
 
Siempre entre detectives y criminales. Alguna vez tenía que interpretar a un criminal que busca redención y eso llegó con Carlitos Way (1993). Un año antes la Academia de Hollywood se iluminó (algo que aunque cueste creer en los tiempos que corren, solía ocurrir muy de vez en cuando) y le dio el Oscar por su notable papel como veterano de guerra ciego y de intenciones suicidas en Perfume de mujer (1992), remake de Profumo di donna (1974) de Dino Risi. Si había dudas de Pacino para un rol dramático esto las disipó: su personaje en Pefume de mujer toca varios límites y genera a un tiempo emoción, desprecio y algo de compasión.
 
 
Bajo la dirección de Michael Mann, Pacino también entregó un par de notables actuaciones más o menos recientes. La primera de ellas es en ese manual del cine de acción llamado Fuego contra fuego (1998), donde comparte una escena memorable junto a Robert DeNiro. La otra el thriller periodístico El informante (1999). Su último gran papel en el mundo de la mafia también fue por aquellos años: Donnie Brasco (1997) de Mike Newell.
 
Sería fácil reprocharle a Al Pacino sus últimos tiempos en el cine, su incursión en algunos proyectos fallidos y un desempeño de veterano que no está a la altura de lo que supo ser. Cualquiera diría que, como DeNiro, otro ícono de los 70 y 80, no envejeció con todo el brillo que podría haber mantenido. Es más difícil, siempre, quedarse con la parte llena del vaso, que en este caso, por otra parte, es mucho más de la mitad.
 
Un papel que sí es indiscutible y que tiene muy pocos años es el que hizo como Jack Kevorkian, conocido como el "Doctor Muerte", en el telefilme de HBO You Dont Know Jack (2010), por el cual ganó un Globo de Oro como Mejor actor de drama en una miniserie o película de televisión.
 
Actualmente, además, está en cartel con Directo al corazón, película dirigida por Dan Fogelman, donde Pacino interpreta a una antigua estrella de rock que no consigue renunciar a una vida llena de excesos.
 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes