Siete películas que convirtieron a Daniel Day-Lewis en una leyenda de la interpretación

 
A los 60 años de edad, y tras una carrera que acumula una selectiva veintena de créditos en el campo de la interpretación para la gran pantalla, Daniel Day-Lewis ha decidido retirarse y poner fin a su periplo actoral, siendo esta una "decisión privada".
 
El intérprete, sin duda uno de los mejores y más versátiles de los últimos tiempos, deja a sus espaldas una nutrida lista de merecidos galardones y nominaciones que le colocan como el único en su profesión en ganar tres Oscares a Mejor Actor Principal (aún sobre Jack Nicholson) Una retahíla de reconocimientos que se antoja insuficiente para su aportación al séptimo arte durante sus casi cuarenta años frente a las cámaras.
 
Desde aquí queremos unirnos a las muchas voces que lamentan la despedida de Day-Lewis, a quien le queda por estrenar el próximo diciembre un último filme dirigido por Paul Thomas Anderson bajo el título de 'Phantom Thread', y lo haremos repasando siete de los papeles que le han ayudado a pasar a la historia como un auténtico genio de la actuación.
 
 
 
'Mi Pie Izquierdo'
 
 
La primera de las tres colaboraciones de Daniel Day-Lewis con el director Jim Sheridan le sirvió para hacerse con su primer Oscar de la Academia a Mejor Actor, además del BAFTA en la misma categoría y varios galardones y nominaciones más. El emocionante debut de Sheridan en la realización, basado en la autobiografía del pintor y escritor Christy Brown, afectado de parálisis cerebral, logra deslumbrar gracias a la complicada y delicada labor de un Day-Lewis inigualable y radicalmente opuesto al cliché.
 
 
'En el Nombre del Padre'
 
 
Con el magistral drama judicial 'En el Nombre del Padre', quedó confirmado que Sheridan es un prodigio en el arte de contar historias en imágenes, y que además es capaz de sacar oro puro de Daniel Day-Lewis. El papel del actor londinense en el filme le valió una segunda nominación al Oscar —que no ganó en esta ocasión— debido a la verosimilitud y desgarradora sutileza proyectadas sobre su personaje, Gerry Conlon; Un joven irlandés al que se acusó injustamente de perpetrar un atentado en la Irlanda de los 70.
 
 
'Pandillas de Nueva York'
 
 
'Gangs of New York', grandiosa épica de Martin Scorsese, admirable en muchos sentidos, además de ser la primera vez que Scorsese tomaba bajo su tutela y encaminaba a ese gran actor que hoy es Leonardo DiCaprio, pero si algo se llevo esta película, ese es el infame Bill "el carnicero" Cutting que sirvió a Day-Lewis para obtener su tercera nominación al Oscar. Una interpretación soberbia, tan vehemente como pasada de vueltas, que ejemplifica ese extraño don del actor para llegar al punto justo de histrionismo sin caer en el exceso vergonzante.
 
 
'Petróleo Sangriento'
 
 
El segundo Oscar de Daniel Day-Lewis llegó de la mano de uno de esos autores brillantes en múltiples aspectos que exprimen hasta la última gota a sus intérpretes gracias a su buen hacer en la dirección de actores. Gracias a Paul Thomas Anderson y a esa pieza esencial dentro del cine del Siglo XXI que es 'Petróleo Sangriento'. De nuevo Day-Lewis borda a un personaje tan complejo como Daniel Plainview sin pasarse de frenada, y deja momentos para el recuerdo como el memorable discurso marcado por la frase "yo me bebo tu batido".
 
 
'Lincoln'
 
 
A pesar de estar oculto tras una buena capa de látex y maquillaje para convertirse en Abraham Lincoln, Daniel Day-Lewis trascendió a su caracterización y se metió en el bolsillo su tercer y último Oscar junto a otro titán de la dirección como es Steven Spielberg. Su personificación del malogrado presidente número 16 de Estados Unidos es lo que hace funcionar realmente a 'Lincoln', y rebosa toda la fuerza que le faltó al director para convertir el filme en algo más que una buena película.
 
 
'El Último de los Mohicanos'
 
 
Resulta, cuanto menos, curioso, que la que posiblemente sea la interpretación menos exigente e inspirada de Daniel Day-Lewis, sea de las más recordadas —si no la más— por el público. La ligereza de su papel en 'El Último de los Mohicanos' no está reñida en absoluto por el buen hacer del intérprete, que empuja al filme de aventuras de Michael Mann a un nuevo nivel. Su imponente presencia en pantalla, su pelazo, y la innegable química que desprende junto a su compañera de reparto Madeleine Stowe justifican la relevancia de su rol como Ojo de Halcón dentro de su filmografía.
 
 
'La Edad de la Inocencia'
 
 
Nueve años antes de su celebrada y villanesca participación en 'Gangs of New York', Daniel Day-Lewis trabajó por primera vez con Martin Scorsese en 'La Edad de la Inocencia'; Y lo hizo en un papel protagonista que, nuevamente, no destacó por su excesiva complejidad interpretativa. En este caso, Day-Lewis brilló al transformarse en el perfecto caballero decimonónico que descubrió la vida más allá de las normas preestablecidas por la estricta sociedad de la época. Además, logró transmitir a flor de piel las sensaciones liberadas del apasionante triángulo amoroso cerrado por unas Michelle Pfeiffer y Winona Ryder también en estado de gracia.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes