El origen de San Valentín: El sacerdote que celebraba bodas prohibidas en secreto


 
Todos conocemos el 14 de febrero como el Día de San Valentín, el Día de los Enamorados o el Día del Amor. Llevamos días viendo rosas, ofertas de cenas, regalos o incluso viajes para parejas y seguramente nos hartaremos de ver tantas publicaciones de parejas felices como memes y fails del Día de los Enamorados. Sin embargo, ¿sabemos por qué se celebra San Valentín? O mejor aún, ¿sabemos siquiera quién era San Valentín?

El origen de la festividad, más allá del significado comercial que se le ha atribuido hoy en día, tiene mucha más historia. Surgió en la que algunos llaman la ciudad del amor: La Roma del siglo III. Por aquel entonces gobernaba en el Imperio Romano el emperador Claudio II, quien se decidió a prohibir los matrimonios entre los jóvenes. Sin embargo, había un sacerdote que no estaba dispuesto a aceptar sus normas.

En una época convulsa y provista de continuas luchas (contra los alamanes, godos y galos), Claudio II decidió que los jóvenes sin familia harían mejor de soldados: Al no tener ni mujer ni hijos, habría menos ataduras y sentimientos en juego y podrían concentrarse más en la lucha por el imperio. Contra sus padres no podía hacer nada, pero sí podía evitar que se casaran y crearan una nueva familia.
 

Eso sí, el emperador pudo evitar algunos matrimonios, pero no las ganas de los jóvenes enamorados por casarse. Y para contraer matrimonio estaba San Valentín, un sacerdote dispuesto a contradecir las normas de Claudio II. Fue desde entonces cuando la Iglesia lo popularizó como San Valentín, patrón de los enamorados.

Eso sí, su valentía no le duró mucho. Cuando el emperador se enteró, le sentenció a muerte un 14 de febrero del año 270, donde le alegó de desobediencia y rebeldía. ¿Quién iba a decir a San Valentín que 1748 días después de su muerte íbamos a seguir celebrando su hazaña?

 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes