¿Por qué las mujeres vestirán de negro en los Globos de Oro de este año?

 
Ya están aquí las galas de premios, y con ellas, naturalmente, su puesta en escena. Una escena que acogerá los instantes de moda más fabulosos, donde celebrar el talento y, a la vez, un foro donde las estrellas dejarán huella y harán oír su voz. En la Gala de los Globos de Oro del domingo 7 de enero en Los Ángeles –la mayor ceremonia de entrega de premios del año en Hollywood–, numerosas mujeres de gran notoriedad se unirán, mediante un potente iniciativa, contra el acoso sexual en la industria del espectáculo. Para ello, han elegido vestirse de un determinado color.
 
 
Como muestra de apoyo a las acusaciones de violación y acoso sexual que se virtieron a finales del pasado año contra el productor de cine estadounidense Harvey Weinstein, 300 mujeres, entre actrices agentes, guionistas, directoras y productoras –entre las que se incluyen Emma Stone, Natalie Portman, Reese Witherspoon y Shonda Rhimes – han instado a toda mujer que acuda a los premios del domingo a vestirse de negro.
 
También han publicado una carta abierta en The New York Times en la que se anunciaba el lanzamiento de la campaña Time’s Up, que aporta a la causa un fondo de 13 millones de dólares para proporcionar ayuda legal a las víctimas de agresiones y acoso sexual en el lugar de trabajo. “Es momento de solidarizarse”, exponía Eva Longoria en la revista Times en relación a la protesta. “Esta vez, la industria no puede esperar que nos despistemos y divaguemos”.
 
Las imágenes que resulten, con docenas de las celebridades más famosas del mundo uniformadas de negro y plasmadas en las portadas de medio mundo, no dejarán indiferente a nadie. “Piensen en la enorme importancia que se les da hoy día en muchos medios a los vestidos de las actrices, tan elaborados y esplendorosos”, expone Rebecca Arnold, catedrática de Historia Textil y del Traje del Courtauld Institute of Art de Londres. “Eliminándolo, y rechazándolo, se construye una potente reivindicación. Obligará a las revistas que cubren los looks de los Globos de Oro –que comentan los mejores y los peores– a comprometerse con la causa”.
 
El fundido a negro ha desatado una especie de carrera del vestido, de modo que estilistas como Karla Welch, Jessica Paster, Law Roach y Tanya Gill han tenido que ponerse a buscar corriendo para asegurarse unas cuantas opciones. Los diseñadores —entre ellos, Prabal Gurung, Christian Siriano y Naeem Khan— se han apresurado también a rehacer sus vestidos en color negro desafiando a la gran tormenta que azota Nueva York.
 
 
El color como protesta
 
La iniciativa del domingo es el último movimiento de una serie de crecientes protestas (estilísticas) sobre la alfombra roja. Lola Kirke y el creador de Transparent Jill Soloway lucieron broches con la leyenda “Fuck Paul Ryan” en los Globos de Oro de 2017; Kerry Washington se puso un imperdible en los premios SAG de 2017 para denunciar la prohibición de entrada a refugiados en EE.UU.; Y varios asistentes a la ceremonia de los Óscar de 2017, como Ruth Negga y Karlie Kloss, llevaron lazos azules de la American Civil Liberties Union (ACLU) [Unión por las Libertades Civiles] para llamar la atención sobre el voluntariado. Pero la protesta de los Globos de este año marca un importante hito en cuanto a unidad y organización de las reivindicaciones de alfombra roja.
 
Tal forma de activismo tiene su mayor referente en el movimiento sufragista de principios de siglo XX, cuando las mujeres se vistieron de blanco, verde y púrpura para reclamar el voto femenino. Desde entonces, el blanco se convirtió en símbolo inequívoco de la lucha feminista. Recientemente en Estados Unidos, lo llevó la exsecretaria de estado Hillary Clinton en la investidura del presidente Donald Trump; Las mujeres del partido demócrata en su primera comparecencia en el Congreso; Y las manifestantes que lo recibieron en Nueva York tras hacer su juramento.
 
En enero del año pasado, otra prenda, esta vez el pussyhat rosa, representó al feminismo cuando innumerables mujeres de todo el mundo marcharon contra Trump (el gorro con orejas de gato en cuestión hacía referencia a un comentario grabado en el que el futuro presidente hablaba de agarrar a las mujeres por sus genitales, coloquialmente pussy en inglés) Otras luchas políticas recientes en ese mismo país han recurrido también al color para generar impacto, como el movimiento Wear Orange (vístete de naranja) para denunciar la violencia causada por las armas de fuego.
 
 
El poder del negro
 
¿Y por qué las nominadas de este año a los Globos de Oro irán de negro, y no de blanco o rosa? “El negro es un color muy poderoso: Es el no-color”, dice Arnold. “Iguala los looks de los hombres, estableciendo así una equivalencia y nivelando de algún modo ciertas diferencias”. También es el color del poder, del luto y de la oscuridad más absoluta, como pone de manifiesto Margaret Atwood en su novela distópica El cuento de la criada.
 
El código negro del domingo no se ha librado sin embargo de las críticas. La actriz Rose McGowan, una de las primeras en hacer públicas sus acusaciones contra Weinstein, quiso resaltar al momento que vestir de negro es una protesta “silenciosa”, y tuiteó: “Aceptarán uno de esos falsos premios sin inmutarse y nada cambiará en realidad... Su silencio es el problema”.
 
Con todo, la postura que se defenderá en los Globos de Oro será recordada mucho tiempo después de que las estrellas se hayan quitado sus ropajes negros y despertará –así se espera– un debate cada vez más profundo y significativo sobre los derechos de la mujer en todo el mundo.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes