Relatos Salvajes: La película hispanoamericana del año

 
Más que de una película en el sentido tradicional del término, estamos hablando de seis episodios independientes, seis historias arrolladoras con un nexo temático común: La venganza, una sed de venganza que aparece, de un modo u otro, en cada una de las fábulas que completan la muy sonada “Relatos Salvajes”.
 
Lo primero que destaco es que, a pesar de las altas expectativas generadas (recomendaciones, Premio del Público del Festival de San Sebastián, Premio del Público del Festival de Cine de Sarajevo, récord de taquilla en Argentina, nominación al Oscar 2015, etc.), la película no decepciona y su arrebatador ejercicio de estilo y de intenciones engancha de principio a fin.
 
Siniestra, violenta y salvaje, el filme posee una factura técnica impecable y una osadía narrativa y estilística que le catapultará como un indudable clásico inmediato del cine argentino contemporáneo.
 
En esta consagración de Damián Szifrón y su impecable dirección, no sobran ninguna de las seis irónicas historias, repletas de humor negro y mala onda. Cada una de ellas justifica sobradamente su presencia en el filme. Desde el cortometraje inicial de los pasajeros en el avión a la hilarante y desastrosa boda que cierra la película, todas las historias se suceden e implican al espectador de inmediato. Cada episodio independiente, colocados de manera sucesiva sin intercalaciones, tarda unos segundos en sugerir el epicentro del conflicto que acabará planteándose, con lo que mantiene la tensión de manera continua y se comparte con cada uno de los personajes que protagonizan los relatos, todos al borde del ataque de nervios y a punto de estallar como una bomba de relojería.
 
Unos personajes, además, perfectamente interpretados y que destaca una dirección de actores de alto calibre (todos resultan solventes pero me quedaría con la novia, esa impresionante Érika Rivas completamente fuera de sí, que brilla con luz propia por los cuatro costados en el banquete de su boda)
 
 
En conclusión, estamos ante una película sobre lo peor, sobre las miserias de una sociedad corrupta y vengativa, pero expuestas de una manera única, dura, arrolladora, oscura y épica, que no dejará indiferente a nadie y que deja al espectador bien atento durante sus dos horas de duración. 
 
Un sendo 8/10
 
LO MEJOR: La arrebatadora fuerza de sus 6 historias. Su dirección y su factura técnica. La banda sonora de Santaolalla. La dirección de actores.
 
LO PEOR: ¿Demasiado oscura para alzarse con el Óscar el próximo domingo 22?

 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes