Lucy: "NOS PREOCUPAMOS EN TENER EN VEZ DE SER" por TaMaBin

 
"NOS PREOCUPAMOS EN TENER EN VEZ DE SER"
 
¿De qué va?
 
Lucy es enredada por su novio para llevar un maletín misterioso a un peligroso magnate coreano. Por fuerzas del destino, acaba completamente herida con una bolsa de una nueva droga en su interior. Tras una paliza, la droga se abre en su interior y el contenido se fusiona con ella pudiendo hacer uso de su cerebro poco a poco hasta llegar al cien por cien, obteniendo de ésta forma poderes y haciendo uso de la materia a su antojo.
 
Reparto
 
Scarlett Johansson es Lucy
Morgan Freeman es Norman
Choi Min-sik es Mr.Jang
Amr Waked es Pierre del Rio
 
Dirección
Luc Besson (El Perfecto Asesino)
 
Impresiones
 
A Besson le gustan las mujeres guerreras. Ya lo mostró en Nikita, El Quinto Elemento y ahora con Lucy. Sin separarse de su fiel género, la acción, ahonda en lo sobrenatural con una carga de ciencia ficción y una trama que nos hace preguntarnos sobre lo que pasaría si pudiéramos usar el cien por cien del cerebro. Scarlett Johansson, que vive su mejor racha como actriz, interpreta a una joven con ganas de fiesta que se ve inmersa en una trama de mafias y tráfico de drogas. El peligroso Mr.Jang está interpretado por el mítico Choi Min-sik al que recordamos por Oldboy o la genial Encontré al Diablo. Y no podía faltar el incombustible Morgan Freeman haciendo lo que mejor sabe, ser secundario de lujo.
 
 
Tras éste breve reparto destacado toca hablar de la película. La premisa con la que parte la historia es muy atractiva y su protagonista realiza un muy buen papel. De hecho, conforme avanza el filme y vamos descubriendo sus poderes logra engancharnos y entretenernos. No obstante, toda esa parafernalia sobre el porcentaje cerebral es tan misteriosa que Besson tiene la veda abierta para suponer y hacer creer al espectador que lo que ocurre al llegar al límite final es así.
 
Por supuesto, ese es uno de los grandes misterios de la vida por lo que fantasear con tal cosa en una película de ficción puede resultar delicado si quiere hacerse con ello algo serio. Por un simple suponer, imaginémonos este argumento en manos de Christopher Nolan. De seguro que habría llegado más lejos y le habría dado una carga más profunda. Y quien dice Nolan, dice algo más rebuscado como Lynch, Cronenberg o ¿por qué no? el fallecido Stanley Kubrick. ¿Nos la imaginamos en sus manos?
 
Con ésto no trato de comparar sino de dar a entender que la historia como tal le ha venido algo grande al director. Por poner un ejemplo, ocurre algo parecido a lo que hizo el maestro Clint Eastwood con Más Allá de la Vida. En esa película hablaba de una temática desconocida, lo que hay después de la muerte, algo que no supo tratar ni explicar en su película y por eso le vino algo grande. Besson se extralimita con la fantasía y por eso deja en el aire algunas incongruencias que pasó a relatar a continuación con algún que otro spoiler.
 
Por una parte, no tiene mucho sentido la escena del avión en la que poco a poco se va deformando y desintegrándose. Por lo que nos da a entender, necesita raciones de droga para subsistir y no morir, aunque según ella, como le anuncia al personaje de Freeman, tan solo le quedan veinticuatro horas de vida. Entonces, si va a morir ¿para que se toma tal cantidad de droga al final del metraje?
 
Pretenden explicarnos que es para llegar al cien por cien del cerebro, pero entonces la muerte no ocurre como tal ya que aunque se desintegra, está ahí, como un ente, en todas partes. Lo más curioso es que ese viaje espiritual la lleva al origen del mundo e incluso mucho más allá, al origen del universo.
 
Finalmente, lo que el director y a su vez guionista nos trata de contar es que al usar el porcentaje total, nos convertimos en Dioses, pudiendo no solo controlar cualquier elemento, sino estando en todos los sitios a la vez. Algo que no suena muy lógico ya que si todos usáramos la totalidad cerebral, seriamos simple polvo molecular en un mundo vacío.
 
 
Por supuesto ésto sería buscarle los tres pies al gato y a fin de cuentas Lucy es una película para pasar un buen rato. Llevando la firma de Luc Besson no podemos esperarnos más que acción a raudales, por lo que ese apartado lo cubre con éxito. El otro, el profundo y matemático, le viene algo grande.
 
La banda sonora corre a cargo de su fiel amigo y compositor, Eric Serra. Habituado a la electrónica, se adapta bien a la película y a la personalidad de la protagonista, quien adopta un cambio de personalidad brusco pero acertado en el momento en el que su cerebro se expande. BUENA CON RESERVAS
 
 
 

Comentarios  

#1 cesarh 18-10-2014 19:19
El problema de la premisa del 10% es las habilidades de super héroe que surgen en el individuo. Esto lo opino de una visión entre personal e informada, el gasto energético del cerebro no es menor, lo comprobé cuando estuve en la U con largas noches de estudio, ni siquiera cuando dormimos. La reserva del cuerpo no es muy extensa y las super habilidades como son velocidad y fuerza demandan un gasto grande y algo poco tomado en cuenta: el recalentamiento del cuerpo. Por ejemplo veamos al cheetah el velocista más rápido sobre tierra, uno de los problemas de su velocidad es la sangre caliente que fluye al cerebro y con poco oxigeno debido a que los músculos consumen buena parte de la energía de corto plazo que tiene el cuerpo.

Más allá de esto la película puede ser buena en lo suyo (entretener) pero no le demos más importancia de la que tiene.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes