La tecnología quiere revolucionar tu forma de vestir

 
Hace dos años, las Google Glass hacían temblar de emoción a todos los geeks del planeta. Desde hace algunos meses, estas gafas multifunción - que parecían llegadas del futuro -, están hasta en la sopa (aunque no hayan acabado de triunfarPrácticamente podríamos decir lo mismo de todos esos gadgets que parecían diseñados para ser utilizados por James Bond o sus chicas. Me estoy refiriendo al MICA (My Intelligent Communication Accessory), y a todos esos weareables en forma de pulseras o de relojes que, más que accesorios de moda, son pequeñas terminales informáticas.
 
 
Piers Fawkes, presidente de la empresa PSFK Labs - una agencia de Nueva York que se dedica al estudio de las nuevas tendencias -, después de haber mandado hacer un estudio sobre este tema (al que han titulado "Future of Wearable Tech") asegura que, durante los próximos 5 años, asistiremos a un rápido desarrollo de tecnologías weareables que pasarán a integrarse en nuestro día a día.
 
 
Entramos en la era del World Wide Wear
 
Este estudio desprende que, en un futuro muy próximo, las wearables technologies estarán marcadas por la desaparición progresiva de las pantallas y de los interfaces en beneficio de prendas y accesorios que al ponérnoslos captaran y comunicarán nuestros datos a un ordenador sin tener que apretar siquiera un botón.
 
Prueba de ello son las camisetas OMsignal, prendas biométricas inteligentes capaces de transferir nuestros datos personales al iPhone de nuestro médico de cabecera, o las pulseras FitBit que miden y comparan las performances de los deportistas.
 
 
Durante el siglo XX, el objetivo de la tecnología se centró en la miniaturización de los equipos informáticos. Con el cambio de siglo, las nuevas tecnologías parecen querer apostar por concentrar todos sus esfuerzos de investigación y desarrollo en las prendas y en los accesorios con los que nos vestimos.
 
Por ejemplo, podremos vestirnos con una T.Jacket, una chaqueta que nos podrá porporcionar mimitos cada vez que se lo pidamos. Los bolsillos de esta chaqueta se hinchan de aire alrededor de la cintura y en los hombros haciendo que sintamos presiones que nos recordarán un poco al contacto afectuoso de quienes suelen darnos masajitos en la espalda.
 
 
Existen también auriculares deportivos para escuchar música equipados con receptores capaces de medir nuestro ritmo cardíaco y nuestra temperatura, ayudándonos así a elegir el tipo de música más adecuado para nuestros bioritmos.
 
Muy interesante el tema de las lentillas de contacto telescópicas que nos permitirán agrandar hasta tres veces nuestra visión de cerca, y otros tipos de prótesis que, como nos descuidemos, no tardarán en convertirnos en seres biónicos.
 
 
¿Demasiado controlados por la técnica?
 
De lo que no hay duda alguna es de que todas estas nuevas herramientas influirán en la manera en la que vivimos, trabajamos, y socializamos los unos con los otros. La otra cara de la moneda es pensar que al estar todos tan conectados es posible que perdamos un poco de libertad. ¡No me digán que muchos de estos weareables no les recuerdan un montón a esos brazaletes que les ponen a los presos cuando les dejan salir de la cárcel para tenerlos localizados y controlados!
 
También es más que probable que aparezcan hackers capaces de utilizar todos estos datos para extorsionarnos. La pregunta del millón es: Todos estos gadgets ¿nos conectan o nos aislan de los demás? Probablemente un poco de ambos pero, como todo en la vida, el resultado dependerá del uso que hagamos de ellos.
 
 
Para discernir si todos estos gadgets acabarán encontrando un lugar en nuestros armarios o si se trata sólo de una moda pasajera, imagino que deberíamos cuestionarnos sobre cómo pueden llegar a cambiar nuestras vidas, porque si hay algo intrínseco al hombre esa es la libertad, y no creo que, a la larga, a la gente le divierta que la tengan tan controlada.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes