10 Filmes que los Niños Deberían de Ver

 
¿Cuáles son las películas favoritas de su infancia? Muchos conocieron algunas de las máximas joyas ochenteras, otros gozaron los primeros años de Pixar y absolutamente todos crecimos con los clásicos animados de Walt Disney Animation Studios. Sin embargo, el cine familiar está plagado de posibilidades y, como prueba, presentamos nuestra selección con las películas que todo niño debería ver. 
 
 
Quisiera ser Grande (Dir. Penny Marshall, 1988)
 
 
Muchos adultos recuerdan su infancia con nostalgia y por ello resulta incomprensible que los niños se muestren desesperados por crecer. Bajo esta premisa, Quisiera ser grande explora la historia de un pequeño que aprovecha la magia de una máquina adivinadora para convertirse en un singular adulto. Aunque los primeros días estarán plagados de diversión, nuestro personaje central terminará sufriendo una vida incompleta ante la falta de vivencias fundamentales para el desarrollo de cualquier persona, así como las excesivas responsabilidades que le impiden disfrutar su extraña niñez. 
 
El momento mágico
 
¿Conocen algún niño ansioso por convertirse en adulto? Quizá su perspectiva de la vida cambiará con el desenlace de nuestra historia, en el que Josh –un brillante Tom Hanks– decide abandonar sus libertades, riquezas y al posible amor de su vida para completar y vivir adecuadamente su infancia. 
 
 
La Película de Los Muppets (Dir. James Frawley, 1979)
 
 
Nos encantó Los Muppets de James Bobin, pero también nos dolió ver al mundo con un Kermit completamente olvidado y desesperado por recuperar su antigua magia. Para que esta trágica situación nunca se haga realidad, quizá los más pequeños deberían comenzar su afición con La película de Los Muppets, que muestra los inicios de las singulares marionetas que se reúnen con el sueño de hacer feliz al mundo. 
 
El momento mágico
 
Nos encantan los crossovers de superhéroes, nos emociona el inminente universo cinematográfico de Universal Monsters y soñamos con un reino habitado por los personajes Disney, pero absolutamente nada podrá superar una alianza entre todos los Muppets del mundo –The Muppet Show, Plaza Sésamo, The Land Gorch y Emmett Otter’s Jug-Band Christmas– para la más memorable interpretación de “The Rainbow Connection”. ¡Lástima que Fraggle Rock todavía no existía en ese entonces! 
 
 
Milagro en la Calle 34 (Dir. Les Mayfield, 1994)
 
 
La Navidad es mágica para cualquier niño y por ello no podíamos omitir una de las máximas joyas de la temporada en nuestra selección: Milagro en la Calle 34. La historia gira alrededor de un abogado que pretende demostrar que un hombre acusado de locura es el verdadero Santa Claus, mientras que el inocente anciano busca hacer lo mismo ante una niña que ha perdido cualquier esperanza navideña. No sólo es una película fundamental para los pequeños, sino también para los amantes de la época que anhelan recordar las máximas ilusiones infantiles. 
 
El momento mágico
 
El siempre sonriente Kris Kringle cumple absolutamente todos los deseos de la pequeña Susan Walker, demostrando así que Papá Noel es real. No sabemos ustedes, pero cada que vemos esta película nos sentimos prácticamente seguros de que Santa sí existe y que Richard Attenborough no murió, sino que regresó al Polo Norte. 
 
 
El Gigante de Hierro (Dir. Brad Bird, 1999)
 
 
Muchos creen que Andrew Adamson fue el gran pionero de la revolución animada con Shrek, pero lo cierto es que Brad Bird fue el primero en demostrar que otros estudios norteamericanos podían prosperar en la técnica sin imitar la fórmula del ratón. Para lograrlo, el realizador recurrió a la más extraña amistad del cine animado: Un gigantesco robot cuyo poderoso armamento resulta insuficiente ante el carisma de un niño que logra apaciguarlo con su amistad y con el eterno ejemplo de Superman. ¡Nunca imaginamos que un filme plagado de elementos bélicos pudiera ser tan conmovedor! 
 
El momento mágico
 
A pesar de ser una joya del cine animado, El Gigante de Hierro no posee la popularidad que merece y por ello preferimos omitir cualquier spoiler que les arruine el desenlace. Sólo les garantizamos que nunca verán a Superman del mismo modo luego de disfrutar esta película. 
 
 
Las Brujas (Dir. Nicolas Roeg, 1990)
 
 
Es fácil suponer que las películas infantiles deben enfocarse en inocentes aventuras fantásticas, ¿pero qué tal un poco de terror para aderezar los gustos cinéfilos entre los más pequeños? Aunque las audiencias contemporáneas podrían inclinarse por la perturbadora Coraline y la puerta secreta, nosotros les recomendamos iniciar con un clásico del cine noventero: Las Brujas. Después de todo, se trata de una célebre adaptación a la obra de Roald Dahl que combina perfectamente la amenaza de las ancestrales hechiceras con la simpática aventura de un niño convertido en ratón. A esto agreguemos el memorable trabajo de Anjelica Huston como la Gran Bruja y la divertida actuación de Rowan Atkinson como el siempre iracundo Sr. Stringer. Y si les gustan las brujas, siempre pueden continuar la racha con la hilarante Abracadabra. 
 
El momento mágico
 
El ingenioso Luke desarrolla un plan para detener a la Gran Bruja: ¡Servir la poción en su sopa para convertirla en una asquerosa rata! La secuencia alcanza su momento de clímax con una de las criaturas más grotescas creadas por los talleres de Jim Henson y, de paso, demuestra a los más pequeños que siempre es posible vencer sus peores miedos. 
 
 
La Sirenita (Dir. Ron Clements & John Musker, 1989)
 
 
Los clásicos animados de Walt Disney resultan indispensables para cualquier pequeño, ¿pero cuál es la mejor opción para arrancar la afición? Nosotros nos inclinamos por La sirenita, adaptación al cuento homónimo de Hans Christian Andersen sobre una sirena enamorada de un príncipe humano. Sabemos que esta decisión generará enorme polémica entre los amantes del ratón y por ello, les recordamos que La sirenita engloba algunas de las mejores cualidades en la historia del estudio: Un cuento de hadas, una princesa de gran fortaleza, un príncipe de impresionante valentía, una aterradora bruja, divertidísimos sidekicks, drama, comedia, aventura, un poco de tragedia, animación espectacular y música de primer nivel. Con todos estos elementos, no nos sorprende que este filme animado marcara el inicio de la segunda era dorada del estudio y que muchos la consideren el gran enlace entre el Disney tradicional y el que todos conocemos actualmente. 
 
El momento mágico
 
Algunos se conmoverán ante el final feliz, mientras que otros se mostrarán fascinados por el feroz duelo marítimo entre Erik y Ursula. Eso sí, les garantizamos que absolutamente todos bailarán ante el ritmo de “Bajo el mar”. 
 
 
Mary Poppins (Dir. Robert Stevenson, 1964)
 
 
Sabemos que la vida puede ser amarga en ocasiones y por ello, nadie mejor que Mary Poppins para endulzarla con un poco de azúcar. Con esta simpática filosofía, la elegante niñera británica encarnada por Julie Andrews conquistó al público por generaciones hasta convertirse en un personaje fundamental en la filmografía de cualquier persona: Desde los más pequeños hasta los adultos que necesitan recordar las viejas alegrías de la infancia. Y como el dulce sabor de la vida nunca es suficiente, ¡esperamos ansiosos su regreso con la renovada interpretación de Emily Blunt! 
 
El momento mágico
 
El estricto George Banks finalmente cae rendido ante las enseñanzas de Mary Poppins y su “supercalifragilisticoespialidoso”, mientras que la niñera emprende el vuelo en busca de otros pequeños que necesiten su ayuda. Una secuencia indispensable para todos aquéllos que han olvidado los elementos más valiosos de la vida. 
 
 
Mi Vecino Totoro (Dir. Hayao Miyazaki, 1988)
 
 
Es fácil sucumbir ante los encantos de la animación norteamericana y por ello, nadie como Hayao Miyazaki para adentrar a los pequeños en un fascinante mundo habitado por toda clase de criaturas fascinantes. Quizás el mejor ejemplo de ello sea Mi Vecino Totoro, uno de los grandes clásicos de la animación japonesa en el que dos pequeñas se mudan al campo para estar cerca de su madre enferma, para luego ser contactadas por los simpáticos espíritus del bosque. 
 
El momento mágico
 
Mei y Satsuki se muestran desesperadas ante la tardanza de su padre y deciden salir a la lluvia para esperarlo en la parada de camión. En una de las escenas más memorables de Ghibli, las pequeñas terminan topándose con el amigable Totoro, quien decide acompañarlas mientras espera su propio autobús felino. ¿Alguna vez se han sentido observados en medio de la lluvia? Quizá sea Totoro velando por ustedes. 
 
 
Toy Story (Dir. John Lasseter, 1995)
 
 
Han pasado más de 20 años del estreno de Toy Story –sí, también nos sentimos viejos–, pero ni siquiera el paso del tiempo ha logrado desvanecer la magia del filme entre las nuevas generaciones. Después de todo, ¡nada como descubrir que los juguetes cobran vida cuando abandonamos la habitación! Lo mejor de todo es que nuestra saga se encuentra en una continua evolución que ha logrado cautivarnos en todo momento: La trilogía original mostró el emotivo crecimiento de Andy, mientras que la cuarta aventura augura una flamante historia de amor. ¡No nos sorprende que los juguetes sean la máxima joya en la corona de Pixar! 
 
El momento mágico
 
Estamos seguros de que los más pequeños gritarán de emoción cuando los extraviados Woody y Buzz logran escapar del infame Sid, para luego volar –o caer con estilo– hasta los brazos de su preocupado niño. Por su parte, los adultos se conmoverán con el perfecto desenlace de Toy Story 3, al percatarse que sus pequeños eventualmente dejarán los juegos para convertirse en adultos. 
 
 
E.T., el extraterrestre (Dir. Steven Spielberg, 1982)
 
 
El cine ochentero está plagado de clásicos infantiles como Gremlins, Los Goonies y Laberinto, pero ninguna de estas películas habría sido posibles sin el máximo tesoro familiar de la década: E.T. Para lograrlo, Steven Spielberg se olvidó completamente de feroces invasiones alienígenas para mostrarnos la historia de un inocente extraterrestre varado en nuestro planeta y quien entablará una hermosa amistad con un pequeño que hará hasta lo imposible por ayudarle en su regreso. 
 
El momento mágico
 
Elliott y E.T. pretenden adentrarse en el bosque para comunicarse a casa del alienígena pero, ¿cómo llegar al lugar indicado? La respuesta es sencilla para nuestro extraterrestre, quien emplea sus habilidades para elevar la bicicleta de su amigo humano y, de paso, regalarnos una de las escenas más memorables en la historia del celuloide. Les apostamos que los más pequeños pedirán canastillas en sus bicicletas con esta secuencia, sólo por si acaso se toparan con un extraterrestre amigable. 
 
 
Las indispensables: Star Wars y Harry Potter
 
 
¿Recuerdan el nerviosismo que sintieron al conocer a Darth Vader? ¿O la emoción cuando Harry Potter ingresó por primera vez a Hogwarts? Lo cierto es que todos los niños del mundo merecen experimentar estas sensaciones y para lograrlo, nada mejor que dos de las mejores sagas cinematográficas de la historia. ¡Les garantizamos que el pequeño cinéfilo se los agradecerá algún día! 
 
El momento mágico
 
En el caso de Harry Potter, los pequeños disfrutarán al descubrir que no hay nada escrito e incluso el Sombrero seleccionador respetará las decisiones que los jóvenes alumnos quieran tomar. Por su parte, la saga galáctica promete continuar sorprendiendo por generaciones con la siempre memorable revelación de Darth Vader a Luke Skywalker. Quizá George Lucas no esté de acuerdo con nosotros, ¡pero nunca inicien con las precuelas! 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes