Oro: caro, y curioso metal.

Una onza de oro puede ser estirada hasta llegar a ser un cable de 80 kilómetros de largo. Así, con esa consistencia, comienzo este artículo sobre uno de los metales más preciados (y más buscados de toda la historia), el oro. 
 
Ese dato nos hace comprender  por qué este metal es tan valioso. No sólo es valioso y precioso, sino que también es muy, muy suave. Tan suave que solamente un gramo puede convertirse en una lámina de un metro cuadrado. ¿Por qué, entonces, es tan buscado el oro puro, aparte de este dato?
 
El oro absolutamente puro es tan suave que puede ser moldeado con las manos
Ese es uno de los tantos motivos (uno de los más importantes siendo los procesos químicos para su obtención, la cantidad mundial que se puede obtener, etc). Pero ¿por qué, aunque en su estado puro es tan blando, sentimos el oro muy duro? Porque el oro que estamos acostumbrados a ver en joyerías o barras de oro no es puro; para que los joyeros puedan hacer que el oro tenga tal o cual forma, deben mezclar el oro con otros metales.
 
¿Por qué nos referimos al oro en "kilates"?
Este número está directamente relacionado con la pureza del mismo; cuánto de oro puro es lo que realmente posee una determinada pieza. Por ejemplo, 24 quilates es oro puro; 18 quilates significa que fue hecha con 18 partes de oro puro y las 6 partes restantes con otro/s metal/es para hacerlo más sólido y durable.
 
Otro aspecto fascinante del oro es que es uno de los dos metales que no son blancos (el otro siendo el cobre). Todos los demás tienen ese color.
 
El oro no es un elemento esencial para ningún ser vivo. Sin embargo, en la antigüedad algunos creían que ingerir sus alimentos diarios servidos en platos de oro podría prolongar su tiempo de vida y retardar el envejecimiento. También durante la gran peste negra en Europa algunos alquimistas pensaron que podrían curar a los enfermos haciéndoles ingerir oro finamente pulverizado. Todo esto son solo supersticiones.
 
Medicina
En la actualidad se le ha dado algunos usos terapéuticos: algunos tiolatos (o parecidos) de oro se emplean como antiinflamatorios en el tratamiento de la artritis reumatoide y otras enfermedades reumáticas. No se conoce bien el funcionamiento de estas sales de oro. El uso de oro en medicina es conocido como crisoterapia.
 
La mayoría de estos compuestos son poco solubles y es necesario inyectarlos. Algunos son más solubles y se pueden administrar por vía oral. Este tratamiento suele presentar bastantes efectos secundarios, generalmente leves, pero es la principal causa de que los pacientes lo abandonen.
 
El cuerpo humano no absorbe bien este metal, pero sus compuestos pueden ser tóxicos. Hasta el 50 % de pacientes con artrosis tratados con medicamentos que contenían oro han sufrido daños hepáticos y renales.
 
En joyería se utilizan diferentes aleaciones de oro alto para obtener diferentes colores, a saber:
Oro amarillo = 1000 g de oro amarillo contienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre.
Oro rojo = 1000 g de oro rojo contienen 750 g de oro y 250 g de cobre.
Oro rosa = 1000 g de oro rosa contienen 750 g de oro, 50 g de plata y 200 g de cobre.
Oro blanco = 1000 g de oro blanco contienen 750 g de oro y 160 g de paladio y 90 g de plata.
Oro gris = 1000 g de oro gris contienen 750 g de oro, alrededor de 150 g de níquel y 100 g de cobre.
Oro verde = 1000 g de oro verde contienen 750 g de oro y 250 g de plata.
Oro azul = 1000 g de oro azul contienen 750 g de oro y 250 g de hierro.
 
Cabe mencionar que el color que se obtiene, excepto en oro blanco, es predominantemente amarillo, es decir, el “oro verde” no es verde, sino amarillo con una tonalidad verdosa.
 
Hay una gran cantidad de oro en los mares y océanos, siendo su concentración de entre 0,1 µg/kg y 2 µg/kg, pero en este caso no hay ningún método rentable para obtenerlo.
 
El oro puede encontrarse en la naturaleza en los ríos. Algunas piedras de los ríos contienen pepitas de oro en su interior. La fuerza del agua separa las pepitas de la roca y las divide en partículas minúsculas que se depositan en el fondo del cauce.
 
Los buscadores de oro localizan estas partículas de oro de los ríos mediante la técnica del bateo. El utensilio utilizado es la batea, un recipiente con forma de sartén. La batea se llena con arena y agua del río y se va moviendo provocando que los materiales de mayor peso, como el oro, sean depositados en el fondo y la arena superficial se desprenda.
 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes