Curiosidades de la historia



Hay indicios de que el dominó ya se practicaba en el año 2450 a. de C. En el Museo de Bagdag, en Irak, hay piezas de hueso encontradas en los yacimientos arqueológicos de Ur que, probablemente, formaban parte del juego antecesor directo del dominó. No obstante, algunos historiadores aseguran que nació en la China antigua. De lo que nadie duda es de que el juego llegó a Europa a mediados del siglo XVIII. Todavía no se jugaba con el cero y consistía en 21 fichas -hoy tienen 28- con una cara de ébano y otra de marfil.

Las fichas fueron conocidas como dominós, tal vez por su similitud con la vestimenta del mismo nombre que llevaban algunos frailes.




El Jardín de las Delicias (220×195), es sin duda, una de las pinturas en la que aparecen más personas. Sólo en la tabla central de este tríptico aparecen más de 450, además de multitud de animales. También aparecen otras especies inexistentes, como un unicornio y sirenas.

La tabla central representa un jardín, lleno de hombres y mujeres desnudos entregados a multitud de juegos amorosos. Sin embargo El Bosco veía el sexo como pecado mortal o como un mal necesario como correspondía al pensamiento de la época.




En castellano escribimos “nilon”, “nylon” o “nailon” al referirnos a este producto o marca comercial relativa a cierta manufactura elaborada con plástico sintético. Ésta se ha utilizado, principalmente, como fibra textil capaz de hacer frente a la abrasión e incluso a la polilla, teniendo, entre otras virtudes, la de repeler el agua.

En cuanto al origen del término, unos favorecen la teoría de que se dijo “nylon” como forma contracta de vinnyl y cotton, y otros ven en esta palabra el acrónimo de New York y London.




El nombre de la Aspirina no está elegido al azar. La sílaba “spir” indica la presencia del ácido salicílico, derivado de la familia botánica “Spiraea”. El acetil aportó el prefijo “A” y el sufijo “in” creó una palabra que pudiera deletrearse de la misma manera en alemán y en inglés. Ocurrió en el año 1898.



En el siglo XI, una epidemia de peste había azotado el territorio de Hungría diezmando a la población. Cansado de esperar la ayuda divina y desesperado por la situación, el rey Ladislao dentro de su jardín disparó una flecha al aire, la cual atravesó una planta de genciana. En la creencia que se trataba de una respuesta celestial, probó darle un té de genciana a sus súbditos enfermos, los cuales a los pocos días se levantaron de sus lechos, y así pudo detener la tan temida epidemia.

En el siglo XX se pudo descubrir que la raíz de genciana contiene una sustancia antibiótica, denominada genciopicrina, la cual ha sido ensayada con gran éxito contra varios gérmenes infectantes.




El creador del traje de enfermera fue el pastor protestante Theodor Fliedner, quien junto con su esposa, Friederike Münster, fundó en 1836 el Instituto de Diaconisas de Kaisserwerth, en Alemania. Éste era un refugio para recoger, primero, a presos liberados y, después, debido a sus escasos recursos, sólo a los que estaban enfermos.

El centro contaba con un pabellón destinado a la formación de las diaconisas, precedente de las escuelas de enfermeras. Para identificarlas con facilidad, Fliedner les diseñó un uniforme que consistía en una bata de algodón azul, un delantal blanco y un gran cuello vuelto. En la cabeza les puso una cofia de muselina blanca, con un volante alrededor del rostro que se anudaba a la barbilla con un lazo.




“Me lo ha dicho un pajarito” resulta ser de los dichos más antiguos del que pueden encontrase referencias. Se lee al final del capítulo X del bíblico Eclesiastés: “No murmures de rey ni aun por pensamiento, porque las aves del cielo llevarán tus palabras y los pájaros publicarán cuantas has dicho”.

Son historias de pájaros habladores que resuelven los enigmas con sus propias palabras. Una técnica latente en la cuentística occidental y en la tradición de Oriente.




A pesar de que es el bollo francés por excelencia, el croissant tiene origen austriaco, pues fue inventado en una pastelería vienesa en el siglo XVII.

Durante el año 1683, el gran visir Kara Mustafá llegó con el grueso de sus tropas otomanas hasta la capital de Austria. Los turcos intentaron invadir la ciudad practicando un túnel a través de las murallas. Cuentan que el lugar elegido lindaba con una pastelería y que sus dueños dieron la voz de alarma del ataque. Los pasteleros fueron gratificados con el monopolio de la elaboración de dulces en forma de media luna, el emblema turco.




En 1911, el científico Oskar Troplowitz logró desarrollar la primera emulsión de aceite en agua. Después, añadió agua de colonia, un perfume de lirio de los valles y un nombre de marca infalible.

Bautizó su crema blanca con el nombre de Nivea, del término latino nivis (nieve).




Las letras RIP que aparece en las tumbas es abreviatura del sintagma latino requiescat in pace = descanse en paz, expresión desiderativa piadosa o expresión litúrgica por los difuntos referida al descanso de las almas de los muertos.

Se ponía y se pone en lápidas, esquelas y tumbas en sustitución o cristianización de la abreviatura pagana STTL = sit tibi terra levis = que la tierra te sea leve.




El ajedrez proviene de un juego de guerra hindú del siglo VI a. C. llamado chaturanga, que tiene cuatro tipos de piezas: carros, elefantes, caballería e infantería, predecesores de las torres, los alfiles, los reyes y los peones. Pero el léxico del ajedrez, incluyendo el término “jaque mate” es persa. Los persas llamaron a este juego de tablero shatranj, una palabra cuya primera sílaba, sha, significa rey.

“Jaque mate” proviene de “sha mat”, que quiere decir rey matado. En 1924, la Federación Internacional de Ajedrez estableció las reglas que en la actualidad se respetan en todo el mundo. Según éstas, el jugador debe decir échec o “jaque” cuando el rey de un adversario está en una posición en la que puede ser capturado. Si esta pieza no puede escapar de la trampa, se le da jaque mate y, en ese momento, termina la partida.

Ciudades y Lugares, Diseñados con Gelatina

Liz Hickok es una artista de San Francisco que expresa su talento a través de obras de arte únicas hechas con gelatina.

Liz siempre a trabajado en la fotografía, vídeo y en esculturas, pero descubrió que su medio artístico favorito es la gelatina. Todos, de vez en cuando, anhelamos unas cucharadas de esta delicia tambaleante, pero Liz Hickok prefiere usar la gelatina en su trabajo, en lugar de comérsela.

Su “San Francisco de gelatina” recibió cobertura de importantes medios de comunicación, como el New York Times, San Francisco Magazine y otros.

Para crear sus hermosas miniaturas, Liz primero hace modelos a escala de la estructura que quiere reproducir, que usa para hacer moldes. Cada elemento es preparado en gelatina, puesto en una base, que esta iluminada por la parte de atrás y por debajo.

Lamentablemente, el deterioro de los edificios de gelatina bastante rápido, y todo lo que queda son las fotos, las cuales podrán admirar a continuación.

 

San Francisco

Esculturas de Criaturas Fantásticas

Ver estos animales es como adentrarse en un sueño fantástico. Lobos con cuernos, zorros con cola de fuego y felinos mariposa parecieran volver a la vida gracias a la labor creativa del artista americano, Wood-Splitter-Lee. Aunque los animales de Wood-Splitter-Lee estén cubiertos en pieles tornasoles, la anatomía y la expresión de sus fantásticas esculturas son tan convincentes, que a simple vista podrían pasar por seres vivos. Cada pieza es totalmente artesanal, sin moldes o patrones utilizados para su fabricación. Algunas de las esculturas de Wood-Splitter-Lee son incluso movibles y puede ser puestos en pose para una buena fotografía. Wood-Splitter-Lee, un “escultor autodidacta“, ha logrado traer los animales más salvajes directamente de su imaginación al mundo real. He aquí una muestra de ello:

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes