Conoce a los periodistas en los que se basó la película ganadora del Oscar, Spotlight

 
Este grupo de cuatro miembros revolucionó la influencia de la Iglesia Católica hace 14 años. 
 
En el 2002, los periodistas del Boston Globe destaparon el mayor escándalo de pedofilia dentro de la Iglesia Católica. En aquel momento el reportaje llenó las portadas de medio mundo y les hizo ganar un premio Pulitzer al año siguiente, pero lo que no sabían es que 14 años después el director Tom McCarthy llevaría el caso a los Oscar y ganaría el premio a Mejor Película del año con Spotlight. 
 
De este modo, la investigación de cinco meses que llevaron a cabo Sacha Pfeiffer, Michael Rezendes, Walter Robinson y Matt Carroll ha llegado a millones de personas que desconocían lo ocurrido. Los actores del filme trabajaron estrechamente con los verdaderos protagonistas de la historia.
 
 
Sacha Pfeiffer
 
 
Fue trabajadora del equipo Spotlight del Boston Globe durante cinco años. Actualmente escribe sobre salud, filantropía y organizaciones sin ánimo de lucro. La periodista acompañó a Rachel McAdams nominada al Oscar por el papel, la joven actriz que le da vida en la película, durante la promoción y ambas compartieron su experiencia. La actriz comenta que, después de que el director Tom McCarthy le comunicase que podía hablar con la persona a la que iba a interpretar, ella molestó "mucho a Sacha y ella fue muy amable conmigo". 
 
Por su parte, Pfeiffer define a McAdams como una persona muy trabajadora quien le mandaba mensajes del estilo: "¿Cómo hubieses hecho esto o qué tipo de zapatos llevarías en esta escena?". 
 
Destapar un caso así puede cambiar la vida de muchas personas, pero, ¿qué ocurrió cuando se publicó el reportaje? En una entrevista con ABC News, Pfeiffer cuenta que el apoyo a la historia que contaron fue absoluto, pero las reacciones fueron diversas, ya que algunos católicos dejaron la iglesia, mientras que otros quisieron seguir y solucionar el problema desde dentro. "Una de las cosas buenas de esta película es que mantiene a la iglesia vigilida", declara la periodista. 
 
 
Walter "Robby" Robinson
 
 
Es un veterano del Boston Globe, ya que ha trabajado más de 3 décadas en el periódico, y reconoce que él también se sorprendió de la acogida que tuvo su famoso reportaje, ya que tuvo muchos apoyos y abrió un debate que no existía hasta el momento. 
 
En una entrevista con ABC News, Robinson destaca, sobre todo, la profesionalidad de su equipo. Cuando formó el grupo de investigación no buscaba grandes periodistas, sino a personas humildes. "Sacha Pfeiffer es una de las mejores entrevistadoras de la profesión. [...] Matt Carroll fue el primer experto en periodismo digital del Boston Globe y podía crear bases de datos. [...] Mike tenía mucha experiencia cubriendo política y una habilidad especial para encontrar la historia". 
 
 
Mike Rezendes
 
 
Como se ve en la película, Rezendes es un auténtico apasionado de su trabajo. De hecho, él mismo cuenta una anécdota muy significativa de su infancia. Cuando estaba en primaria, hacía preguntas constantemente en clase de religión (católica) y la profesora le dijo: "Oh, Michael, estoy segura de que te convertirás en uno de esos periodistas". También cuenta cuándo se dio cuenta de que había escogido el camino correcto: "Entré en una sala y vi un grupo de gente sentada en círculo que discutían apasionadamente sobre los temas que íbamos a tratar en el siguiente número. Fue amor a primera vista". 
 
En una entrevista con GQ, Rezendes y Mark Ruffalo nominado al Oscar por el personaje, se juntaron para contar su experiencia juntos. Entre otras cosas, el periodista recuerda cómo fue la primera vez que vio al actor: "Vino a mi casa y lo primero que hizo fue sentarse en la mesa, sacar un bolígrafo, su iPhone y, más tarde, comenzó a sacar fotos de mi mesa y mi librería. Me preguntaba muchas cosas y lo primero que pensé fue 'esto es increíblemente intrusivo'". Sin embargo, parece que ambos han creado una estrecha relación y que recuerdan la preparación de la película con mucho cariño. 
 
 
Matt Carroll
 
 
Es el que se ha mantenido más alejado de las cámaras durante la promoción de Spotlight, algo que dice mucho de su carácter. Fue uno de los primeros trabajadores del Boston Globe en usar ordenadores y, actualmente, es investigador en el MIT. 
 
Antes del estreno de la película, el medio Boston habló con él y comentó que estaba agradecido porque habían encontrado a alguien mucho más guapo para interpretarle, "lo cual no es complicado". También comentó que se sorprendió mucho cuando los espectadores le escribieron para decirle que algunas de sus escenas eran muy emocionantes, ya que, para él, su trabajo no tiene nada de glamuroso: "Hacen que parezca atractivo algo que es increíblemente soso y aburrido". Uno de los detalles que el director se encargó de retratar en la película es su adicción al café: "Se encargaron de que siempre saliese con una taza". 
 
A pesar de todo esto, reconoce que ha sido una "experiencia surrealista" y que le resultó muy extraño verse a sí mismo y a sus compañeros en la gran pantalla. 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes