El curioso origen de Men In Black en el cómic que seguramente quieres conocer

 
Posiblemente, una de las franquicias más exitosas del cine de ciencia ficción (y comedia) en Hollywood. Men In Black (Hombres de Negro) mezcla de manera sensacional el humor de Will Smith con la seriedad y disciplina de Tommy Lee Jones. Los agentes J y K vigilan las calles para evitar todo tipo de actividad extraterrestre que se salga de las normativas para el planeta Tierra. La misión no solo está en detener a los criminales de otros mundos, sino en mantener a los ciudadanos sin saber de su existencia.
 
Ahora que existe una trilogía en el cine (y que las tres películas cuentan con la dupla maravillosa de Jones y de Smith) es momento de revelar una verdad que muy pocos saben. Para sorpresa de bastantes cinéfilos, esta saga se origina en los cómics. 
 
Los Hombres de Negro en blanco y negro
 
 
No todos lo saben, pero antes de siquiera filmar la primera película de esta historia con extraterrestres y una agencia secreta donde todos visten trajes negros, Men In Black comenzó como dos series de tres ejemplares cada una en los cómics. Eran dibujados en blanco y negro, por lo cual el propio título Hombres de Negro tenía un doble sentido.
 
El primer ejemplar lo editó Aircel Comics en 1990 y su segunda serie (el libro 4, si quieres verlo en perspectiva) salió un año después, en el 91. Esta línea de cómics era una rama pequeña de la compañía Malibu Comics. La empresa fue cofundada por Scott Mitchell Rosenberg, quien hizo Cowboys & Aliens (que también llegó al cine) Lo interesante es que, cuando llegó a hacerse la cinta de Men In Black, Malibu Comics fue comprada por Marvel, por lo cual en los créditos puedes ver el "basada en el cómic de Marvel".
 
Grandes cambios entre el cómic y la película
 
Lo que pone el punto diferencial entre las películas y los cómics es la idea central de a qué se dedica la agencia MIB. Los agentes K y J constantemente (en el cine) deben detener todo tipo de actividad extraterrestre ilegal y deben también evitar que los ciudadanos se percaten de estas situaciones. Los cómics hacen esto también, pero convirtiendo a la agencia no solo en protectora en contra de casos alienígenas, sino de todo tipo de actividades paranormales.
 
Con la historia de Lowell Cunningham y los dibujos de Sandy Carruthers, la serie de cómics enfrenta a MIB con un culto de hombres que utilizan drogas ultrapotentes, un demonio, un agente de MIB que se vuelve malo y tiene habilidades sobrehumanas, un monstruo originado del inconciente colectivo de los ciudadanos y, en efecto, aliens.
 
 
 
Cunningham fue entrevistado después del lanzamiento del primer ejemplar, con lo cual expresó cómo MIB sería la agencia dedicada a resolver problemas de extraterrestres y ya. Decidió hacer que la agencia viera mucho más que solo eso debido a que "pensé que muchos avistamientos de OVNIs en cada cómic se haría algo aburrido".
 
Así, en el caso de los cómics, se ve más que solo extraterrestres, y los alienígenas no son tan amenazantes ni se les da tanto enfoque. Lo que sucede en el cine es que los extraterrestres viven entre nosotros, poniendo mucho peso en cualquier visita inesperada y en cualquier alien en la Tierra que no se esté comportando como debe. No es hasta el segundo cómic de la primera serie que se ve una historia de un insecto gigante que llega a la casa de un granjero. ¿Te suena a la primera película? De ahí se tomó la inspiración, pero en el cómic no presenta el mismo peligro que en la película. 
 
Los agentes en la pantalla grande contra los del papel
 
 
Will Smith es el Agente J en las películas, empezando como el agente del Departamento de Policía de Nueva York, James Darrell Edwards. La película demuestra que es muy ágil (al alcanzar a pie a un extraterrestre en una persecusión al inicio de la cinta) y por eso queda como el compañero de K.
 
En el cómic vemos a un Agente J también, pero trabajando para la DEA (agencia que regula las cuestiones de drogas) Es un hombre caucásico (de tez blanca) y nunca revelan su nombre anterior. Al J del cine le dan la opción de formar parte de los Hombres de Negro y se instala muy rápidamente en la agencia.
 
En los cómics, J es raptado después de una misión encubierta. El famoso neuralizador (el tubo que despide el haz de luz brillante para borrar la memoria) es utilizado en él por manos de K, quien le da dos opciones: O se une a los Hombres de Negro o borra toda su memoria y lo tira en la calle, siendo imposible que explique a la DEA dónde estuvo y por qué. No había mucha opción realmente; O formaba parte de MIB o formaba parte de MIB.
 
 
Aquí es donde se presenta un factor de alta importancia. Si bien Tommy Lee Jones da al personaje del Agente K un toque de seriedad y misterio, hay un lado blando en él. Descubrimos su pasado como un hombre enamorado. Luego lo hallamos trabajando para los correos/servicio postal. En el cómic no hay pasado para él.
 
Además, K es muy serio y muy oscuro en los cómics. Encuentra gran felicidad en ver a otros sufrir; Especialmente en ver sufrir al Agente J. Además no le da mucha importancia a la vida humana. En las películas descubrimos que con el paso del tiempo se solidifica la relación entre J y K. Pero los cómics cuentan algo completamente distinto, pues J jamás podrá confiar en K. Las decisiones morales muy cuestionables del Agente K y su afán de ocultarle muchos secretos al Agente J son una manera muy clara de mostrar que los personajes principales de la serie son muy fríos entre ellos. En el cine se ve más química entre ambos. Más amistad. 
 
Lo que sucedió con los cómics al salir la primera película
 
 
Cuando salió en el cine la primera cinta, en 1997, Marvel decidió sacar tres historias nuevas de Men In Black. Cada una de únicamente un ejemplar y como historia por separado de las otras dos. Lo bueno fue regresar a la escritura de Lowell Cunningham, aunque el primer ejemplar contaba tal cual la película en un cómic a color.
 
Las otras dos historias, sin embargo, tenían más profundidad. Men in Black: Far Cry era la historia que seguía los eventos del último cómic, con el Agente J retirado de MIB para volver a su antiguo puesto en la DEA. Su memoria fue borrada de todo evento dentro de MIB, pero cuando vuelve a toparse con la droga Bezerk, que aparece en su primer caso dentro de los Hombres de Negro, hay que hacer algo con su mente para que recuerde. Además, se descubre que esa droga tiene un origen extraterrestre. 
 
 
Men in Black: Retribution fue el tercer libro, contando los eventos que siguieron a la primera película. Aquí se muestra la primera vez en que se restauran memorias en K; El Agente K regresa a la actividad normal dentro de MIB para reemplazar a la Agente L (quien era la doctora de la primera película a quien no neuralizan y dejan trabajar con los Hombres de Negro) y volverse nuevamente el compañero de J. Para nuestra sorpresa, los cómics se han detenido ahí sin novedades sobre una futura historia de MIB. En el cine tampoco se habla de otra historia para los Hombres de Negro. 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes