La Playa Embrujada de Dumas en India

 
1. Fantasmas en la Tierra de las Especias
 
Para nadie es un secreto que India es una región bastante llamativa. Adornada desde siempre con telas de magníficos colores y joyas fulgurantes, ambientada con el olor del incienso, de la pimienta y de miles de otras especias de las que alguna vez fuera el único hogar, India es también la tierra de miles de dioses y de millones de espíritus que vagan el mundo de los vivos.
 
Ubicada en las costas del Mar de Arabia se encuentra una de las playas más interesantes del país de las especias. Hacia el suroccidente de la ciudad de Surat, en el estado indio de Gujarat, la playa de Dumas, junto a la ciudad del mismo nombre, ha sido hogar por décadas de gran cantidad de leyendas y relatos que pareciesen indicar que no solo los vivos dominan aquel territorio.
 
2. La Playa de Dumas
 
Se trata de una reconocida playa en la región y gran atractivo turístico para viajeros tanto del interior como de otros países. Pocos de estos visitantes conocen el pasado del lugar, un pasado tradicional que quizás para algunos tenga tintes oscuros.
 
Porque en efecto, la Playa de Dumas era el lugar de cremación de miles de fieles hindúes. Contrario a los cristianos, la cremación es uno de los métodos preferidos de despedir a los muertos en esta religión, ya que se considera que el convertir el cuerpo a cenizas permite al alma escapar con mayor facilidad y encontrar su destino, sea este alcanzar el Nirvana o encontrar otro cuerpo en el cual renacer. Hace algunas décadas era común ver el polvo de las cenizas sobre la playa, y una que otra hoguera mal apagada lanzando un pequeño hilo de humo.
 
Pero cuenta la tradición que algunas almas se rehúsan a abandonar del todo su cuerpo y terminan por convertirse en seres malignos, llenos de rencor, odio o sencillamente temor y que gustan de visitar los últimos lugares que recorrieron. En este caso: La playa.
 
 
3. Apariciones
 
Como es común, la noche es el hogar del misterio. Pocos testimonios refieren encuentros sospechosos en la Playa de Dumas a plena luz del día: Suele ser la noche la beneficiada por lo oculto.
 
Lo más importante son las voces. Quienes caminan en las noches aseguran que sienten la presencia de seres que susurran en sus oídos desde amenazas hasta dramáticos pedidos de auxilio, pasando por indicaciones (“vuelve”, “sigue”, “no entres en el agua”) De vez en cuando, se escuchan gritos, susurros o cánticos sin significado alguno pero con una fuerte carga melancólica en su mismo sonido.
 
Así mismo, en las noches el aire suele cargarse de energía. Energía, según los visitantes, que puede palparse, sentirse en el ambiente. Esto, seguramente, esté vinculado a los constantes fallos de los dispositivos eléctricos en el lugar.
 
Y por supuesto, están las visiones. Siluetas de negro, en el umbral de la vista, caminan siempre al borde de la playa, de vez en cuando entrando en las olas para no volver a salir. La mayor parte de las veces estas apariciones son humanas – o al menos, tienen un aire humano – pero de vez en cuando se manifiestan en otras formas, y en particular, en forma de perro. Y cuando toman esta figura suelen perseguir y atacar a las personas.
 
Y son los perros, precisamente, quienes más parecen sentir este aire macabro. Según los habitantes, los animales se rehusarán siempre, de manera sistemática, a permanecer en la playa, a ser paseados allí o incluso a acercarse. En las noches suelen aullar y ladrar siempre dirigiendo su atención a la arena, al océano.
 
En cualquier caso, todos los habitantes de Dumas consideran a la playa un lugar tenebroso. Muchos prefieren evitarla, haciendo que ante todo sean visitantes quienes la llenan cada día.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes