La maldición de Carmen Winstead | Venganza tras la muerte

 
En Internet podemos encontrar todo tipo de información: Puede ser educativa y formarnos, pero también es fácil hallar historias más oscuras, de esas cuyo horror sólo podías imaginar que encontrarías en lugares tan oscuros como la Deep Web. Si te encantan las historias de miedo has llegado al lugar adecuado. ¿Te suena el nombre de Carmen Winstead? Pronto sabrás lo que, según esta leyenda urbana, le ocurrió a esta jovencita que no dudó en buscar justicia… incluso tras su muerte.
 
La historia de la maldición de Carmen Winstead es una leyenda urbana que comenzó a circular en Internet en el año 2006, convirtiéndose en una de las tantas cadenas que las personas compartían por temor a que el vengativo espíritu de Carmen los poseyera y asesinara. Como sabes, no hay motivo para asustarse y temer este tipo de mensajes amenazadores, pero quizás sí te interese conocer la leyenda urbana que tanto horrorizó a los internautas. Descubre esta escalofriante historia.
 
Los asesinos de Carmen Winstead
 
Carmen Winstead era una joven estudiante de secundaria. Un día el director del centro educativo al que asistía comunicó a todos los alumnos y al personal que se realizaría un simulacro de incendio. Fue entonces cuando sonó la alarma y todos los estudiantes salieron de sus respectivos salones, junto con sus profesores, y se concentraron en el patio principal.
 
 
Los jóvenes se encontraban sumamente aburridos mientras que los profesores pasaban la lista.
 
Fue en ese momento cuando a un grupo de 5 chicas se les ocurrió empujar “accidentalmente” a Carmen en una de las alcantarillas cercanas. Su idea era que, así  cuando la nombraran todos podrían burlarse de ella, como en otras tantas ocasiones habían hecho. Incluso pensaron que podrían bautizarla como “la chica de la alcantarilla”… Las 5 amigas pensaban que iba a ser una simple broma pesada, pero algo salió muy mal.
 
Las jóvenes rodearon a Carmen y la empujaron dentro del orificio de la alcantarilla de forma “accidental”. Entonces, cuando la profesora la nombró las chicas dijeron:
 
CARMEN SE ENCUENTRA EN LA ALCANTARILLA
 
 
Acto seguido todos comenzaron a reírse, hasta que la expresión de la profesora al asomarse a la alcantarilla apagó todas las burlas, su rostro reflejaba pánico. Al fondo se vería como Carmen tenía el rostro destrozado. Al caer se había golpeado con la escalera metálica y después se había golpeado la cabeza contra el suelo. Estaba muerta.
 
 
Las autoras del crimen quedaron perplejas, en realidad no era su intención asesinarla.
 
La venganza de Carmen Winstead
 
Rápidamente se presentó en el lugar de los hechos la policía, quienes comenzaron a interrogar a todos los presentes. Cuando les tocó el turno a las 5 amigas, todas declararon que Carmen había resbalado y caído por accidente. La policía, desgraciadamente, creyó su testimonio y dieron por cerrado el caso.
 
 
Semanas después de ocurrido este trágico suceso comenzaron a llegar unos extraños correos electrónicos a los compañeros de clase de Carmen, el mail recibido se titulaba “Me empujaron”. En el mismo se advertía que en caso de que los culpables no asumieran su responsabilidad, iban a sufrir terribles consecuencias, igual que todos aquellos que no creyeran su historia. Como era de esperarse, la mayoría de los jóvenes pensaron que se trataba de una broma de mal gusto e ignoraron la advertencia.
 
 
Una noche, mientras una de las jóvenes que había empujado a Carmen Winstead se estaba bañando, comenzó a escuchar una risa proveniente del interior del cuarto de baño. Asustada, se secó y vistió rápidamente y se fue a dormir. Alrededor de las 3:00 am -una hora famosa por la sensación de inquietud que genera- sus padres escucharon unos golpes y cuando se asomaron al cuarto de su hija, ésta no se estaba allí. Comenzaron a buscarla por todo el vecindario, desesperados, pero no tuvieron éxito. A la mañana siguiente un vigilante hizo un terrible descubrimiento, en la misma alcantarilla que había muerto Carmen estaba el cuerpo sin vida de esta joven.
 
 
Lo mismo ocurrió con otras dos jovencitas del grupo de amigas, hasta el punto que sellaron la alcantarilla. Sin embargo, una cuarta joven arrancó la tapa de forma inexplicable y se lanzó. Después de esa ola de suicidios, el colegio decidió poner vigilancia las 24 horas del día, pero una quinta muerte los sorprendió en otra alcantarilla. Después de que las 5 jóvenes responsables de la muerte de Carmen fueron encontradas sin vida, la situación pareció calmarse, pero cuenta la leyenda cibernética que todo aquel que no crea la historia de esta desdichada chica sufrirá el mismo destino.
 
Esta fue una de las tantas leyendas urbanas que miles de personas compartieron por Internet ante el temor de que pudiera hacerse realidad. Y tú, ¿crees en esta clase de historias?

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes