Cráneos deformados en cementerio prehispánico, en Sonora - México

En total son 25 restos humanos, de los cuales 17 corresponden a menores de edad y 8 a adultos tienen mil años de antigüedad.

A 300 metros del pueblo de Onavas, al sur de Sonora, fue descubierto un cementerio con 25 entierros humanos, 13 de los cuales cuentan con deformación en el cráneo y cinco con mutilación dentaria el hallazgo es resultado de la temporada de excavaciones 2012 realizado por la Universidad Estatal de Arizona, Estados Unidos, con aprobación del Consejo de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
 
A través de un comunicado, el INAH indicó que los restos, los cuales tienen alrededor de mil años de antigüedad, portaban ornamentos elaborados con conchas y caracoles de la región del Golfo de California, como brazaletes, una nariguera, aretes, pendientes y collares de cuentas de concha.
 
Incluso una de las osamentas cuenta con un caparazón de tortuga colocado a la altura del abdomen, sin embargo, ninguno estaba acompañado de ofrendas.
 
Lo que hace relevante el descubrimiento es que ese tipo de costumbres, la deformación craneal y la modificación mediante el desgaste de la parte lateral de las piezas para darles la forma de “V”, no se habían registrado en los antiguos grupos culturales de Sonora.
 
“Con este descubrimiento se amplía el límite de influencia de los pueblos mesoamericanos mucho más al norte de lo que tenía registrado la arqueología”, informó la arqueóloga Cristina García Moreno, directora de dicho proyecto de investigación.
 
En ese estado no existe otro sitio arqueológico donde se hayan identificado las modificaciones craneal y dentaria tampoco en el suroeste de EU, pero se sabe que el Cementerio de Onavas no pertenece a grupos mesoamericanos migratorios, más bien a uno sedentario que tuvo un desarrollo local.
 
La investigadora explicó que la fecha en los restos humanos coincide con el periodo Epiclásico mesoamericano (900-1200 d.C.) y que en ese lapso en el área de Mesoamérica hubo grandes migraciones, lo que hace coincidir con los entierros de individuos deformados encontrados en Nayarit y Sinaloa.
 
De los 25 restos óseos, 17 corresponden a menores de edad, que oscilan entre 5 meses y 16 años, además 8 de ellos son de adultos.
 
Además precisó que se deduce que la cantidad de menores puede ser un indicador de la mala práctica en la deformación craneal, lo que ocasionó su muerte por el exceso de fuerza al momento de apretar el cráneo, ya que los estudios no arrojaron ninguna enfermedad que pudiera haber causado la muerte.
 
 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes