Grandes Batallas Contra Jefes Finales de Videojuegos

 
Un gran héroe no sería nada sin un gran enemigo final, y en este post veremos esos encuentros tan memorables al final de varios videojuegos. 
 
Todo jugador que se precie se ha encontrado alguna vez en la situación de que, tras dedicarle horas y horas a un videojuego, parece que la experiencia no puede ir a mejor, hasta que aparece nuestra némesis, ese enemigo final que nos ha ido atormentando a lo largo de todo el juego, y al que por fin podemos derrotar. La batalla resulta siendo épica y muy satisfactoria de ganar, haciendo que el título en cuestión sea una experiencia redonda. Segura que has sentido esto alguna vez. 
 
Es por ello que se defiende vehementemente que los jefes finales son una parte esencial de todo gran videojuego con una narrativa clásica, pero el hecho de que quieran siempre derrotarnos parece relegarles a un segundo plano. Pues bien, ahora analizaremos algunas de las mejores batallas finales que ha visto esta industria que tanta pasión despierta. ¿Cuál es tu favorita? 
 
 
Cerebro Madre – Super Metroid
 
 
Cuando da comienzo este encuentro, parece simplemente un aburrido minijuego en el que debemos esquivar los proyectiles de una nueva versión del jefe del primer juego, causante de todas nuestras miserias. Sin embargo, pronto alcanza su monstruosa forma final, que le da capacidad de hacer llover misiles de todas las direcciones, lo que le hace parecer invencible. Esto es así hasta que aparece uno de los Metroid que salvamos al comienzo del juego, y sirve de distracción para que le demos el golpe de gracia a Cerebro Madre. 
 
 
Tyrant – Resident Evil
 
 
Una de cada 10 millones de personas infectadas con el T-Virus puede transformarse en un Tyrant. Cuando esto ocurre, se convierte en un engendro con fuerza y velocidad sobrehumanas, y enfrentarse a él parece una broma pesada de Capcom, teniendo en cuenta el resto de enemigos del juego. Si por casualidad podemos hacerle suficiente daño, Brad nos dará un lanzacohetes para acabar con él. Pero cuidado, porque hay una posibilidad de que deflecte el proyectil y siga atacando. 
 
 
Gehram: El Primer Cazador – Bloodborne
 
 
Si tenemos en mente el típico encuentro final entre dos samuráis con estilos paralelos, esta batalla se podría parecer mucho a esa batalla. Y es que Gehram utiliza técnicas muy similares a las de nuestro personaje, rememorando momentos como el enfrentamiento con el Link Oscuro en la saga The Legend of Zelda. Esa búsqueda de una estrategia para vencernos a nosotros mismos es lo que dota este encuentro de estatus legendario. 
 
 
Ares – God of War
 
 
La historia del primer God of War nos ponía en la piel de Kratos, un guerrero espartano (que a día de hoy es un icono de los videojuegos) al cual el Dios griego de la guerra, Ares, le hacía la vida imposible de manera constante, llegando a mandarle al infierno. En la batalla final contra él, conseguimos los poderes de la Caja de Pandora, combatiendo como si fuéramos dos gigantes de leyenda. A lo largo de la batalla Ares va evolucionando y adquiriendo nuevos poderes, mientras Kratos arranca una espada de piedra de la falda del monte Olimpo. Épica pura. 
 
 
Gigyas – Earthbound
 
 
RPG y jefe final suele ser igual a más de 40 minutos de sudor, lágrimas, y resucitar muchas veces a nuestros personajes. Sin embargo son las excepciones las que pueden alcanzar la excelencia, como es el caso de Earthbound. Cualquier jugador que haya seguido el gameplay puede sobrevivir a sus ataques, pero sólo aquel que haya permanecido atento a su compleja narrativa sabrá como derrotarle de verdad, lo cual le convierte en uno de los jefes más curiosos de este reportaje. 
 
 
El Maestro – Fallout
 
 
Y seguimos con ejemplos poco convencionales, como es el caso de El Maestro. Este mutante es el principal marionetista de Fallout, controlando el desarrollo de los acontecimientos gracias a sus sicarios y su inteligencia superdesarrollada. Como jugadores, podemos elegir combatirle al estilo clásico, lo cual puede ser muy complicado. Sin embargo, existen otras opciones, incluyendo ignorarle, convencerle de que se suicide o incluso alistarnos en su ejército de supermutantes. Representa perfectamente el espíritu de la franquicia Fallout. 
 
 
Mecha Hitler – Castle Wolfenstein 3D
 
 
Tras todo un juego de no saber qué encontrarnos detrás de cada rincón, Castle Wolfenstein 3D nos sorprende con su jefe final: Una versión robótica de Adolf Hitler con cañones giratorios por brazos. No sólo permite desquitarnos en cierta medida contra este personaje tras su sombrío paso por la historia, sino que nos obsequia con una batalla digna del final de un gran juego. 
 
 
Liquid Snake – Metal Gear Solid
 
 
A lo largo de la saga Metal Gear hay toda una plétora de grandes jefes finales y batalla que incorporan un elemento narrativo esencial. De todas ellas, nos quedamos con el primer juego, en el que debemos enfrentarnos cuerpo a cuerpo con Liquid en la cabeza del Metal Gear Rex. Cuando parece que le hemos derrotado, nos persigue en su coche, y parece que su maldición no termina hasta que hemos presenciado los créditos finales. Sin duda representa el estándar de cómo debe administrarse una batalla final. 
 
 
Mike Tyson – Mike Tyson’s Punch Out
 
 
En esta edición especial de Punch Out, debíamos entrar en el cuadrilátero y enfrentarnos a la leyenda de Mike Tyson, y no es fácil vencer. De hecho se trata de uno de los jefes finales en 8 bits más difíciles de la historia, y a día de hoy no son muchos los jugadores que pueden vanagloriarse de haberle derrotado. 
 
 
Ganondorf/Ganon – The Legend of Zelda: Ocarina of Time
 
 
Una batalla legendaria ha de dejarte sin aliento hasta el momento en que el enemigo ha caído, y eso fue lo que ocurrió en Ocarina of Time cuando conseguíamos derrotar a Ganondorf, se derrumbaba su castillo, y de los escombros surgía el todopoderoso Ganon. Este gigante representa la épica fantástica de The Legend of Zelda a la perfección, y estará para siempre en nuestros corazones. 
 
 
Sephiroth - Final Fantasy VII
 
 
Sephiroth, villano de ‘Final Fantasy VII’, se ha convertido para muchos de nosotros en una leyenda de la historia del videojuego. En la batalla final, Cloud luchará contra las formas finales y supremas de Jénova y Sephiroth, dos combates que han pasado a la historia gracias a su intensidad, dificultad, y a la música que acompañaba a la pelea final. 'One Winged Angel' se convirtió desde entonces en un himno para los amantes de la saga FF, siendo la BSO oficial para las siguientes apariciones de Sephiroth, tanto en juegos, como en anime y películas de animación. 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes