Agua...¿el combustible del futuro?

Dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno. Con esta aparente simpleza tenemos agua, uno de los bienes más preciados, por no decir el que más, con el que contamos en la naturaleza. Sin él no habría vida: ni plantas, ni seres humanos ni ecosistemas como ríos y mares. Tiene tanta importancia que hasta la ONU le ha dedicado un día mundial: el 22 de marzo. Los científicos son conscientes de que no es cuestión de desperdiciarla y de que, como recurso natural que es, hay que aprovechar todos sus beneficios o incluso buscar otros nuevos. Por ejemplo, como elemento de un nuevo tipo de combustible.
 
Es lo que proponen unos científicos estadounidenses de la Universidad de Berkeley y el Instituto de Tecnología de California (Caltech), que llevan dos años intentando descubrir nuevas formas de extraer el hidrógeno de las moléculas de agua y, con ello, generar nuevos combustibles de los denominados solares. Dichos combustibles se distinguen por estar exclusivamente fabricados con luz del sol, agua y dióxido de carbono. El objetivo es que terminen sustituyendo a algunas fuentes de energía tradicionales, como el carbón o el petróleo.
 
El equipo, en línea con otras investigaciones que se están realizando en Australia, está estudiando cómo obtener ese hidrógeno del agua, un proceso nada sencillo. Para obtenerlo, habría que alterar el líquido elemento y conseguir separar sus moléculas. Tras ello, este hidrógeno (puro, muy inflamable y nada contaminante) se puede convertir en gas inflamable o combinarse con dióxido de carbono para obtener metano, un gas natural que se usa o se almacena para usar más adelante. El proceso para crear combustibles solares es parecido al de la fotosíntesis: la luz solar convierte el agua y el dióxido de carbono en oxígeno o azúcares, lo que las plantas usan para su propio desarrollo.
 
Usar el agua para obtener el combustible es un proceso limpio. Es, además, otra forma de generar energía a partir de la luz solar. Ya sabemos, por ejemplo, de la creación de electricidad o la calefacción. Ahora se está investigando para conseguir que sea esa misma luz solar altere las moléculas del agua para obtener con ello el hidrógeno puro.
 
Sin embargo, no basta con aplicar la luz a un bidón de agua y esperar resultados. En realidad, para obtener las moléculas hace falta una especie de célula fotoelectroquímica, esta sí, movida con energía solar. Ahora, los científicos se encuentran buscando materiales ‘low-cost’ y eficaces para este fin. Ya hay identificados 16 de esos materiales que podrían formar parte de una célula fotoelectroquímica, y se cree que pronto podría haber noticias de otra docena. Da igual que con los procesos se obtenga gas o líquido: lo importante es que el hidrógeno provenga del agua.
 
A la hora de hallar esos nuevos materiales, los científicos investigaron 174 vanadatos (compuestos con oxígeno y vanadio) y otro elemento de la tabla periódica. Al combinarlos, en algunos casos se obtenían estructuras de electrones que podrían servir para obtener más tarde el hidrógeno del agua. De momento, esos componentes son una promesa; ahora hay que seguir investigando para comprobar su idoneidad para el proceso.
 
Bill Gates al acecho
Multimillonarios como Bill Gates son conscientes del potencial del hidrógeno del agua con el fin de producir nuevos combustibles. Gates ha visitado el Caltech, uno de esos centros dedicados a investigar las bondades del agua de los que hablábamos antes, y pudo comprobar de primera mano cómo trabajan para desarrollar nuevos combustibles solares basados en el hidrógeno y baterías donde almacenarlos.
 
Dichas baterías tendrían un gran potencial, pues podrían reemplazar a las actuales de los coches eléctricos usando un combustible solar cuya densidad energética es muy superior: una tonelada de esta batería almacenaría la misma cantidad de energía que 60 toneladas de baterías convencionales. Esta es una gran noticia para el coche eléctrico, que necesita de autonomía para no quedarse tirado por el camino si no hay cerca un enchufe con el que recargarlo.
 
De este modo, los combustibles solares generados a partir del hidrógeno del agua ayudarían a resolver nuestros problemas de transporte y energía sin necesidad de recurrir a los fósiles, contaminantes y, además, con una fecha de caducidad más o menos próxima. Recordaba Bill Gates que el Sol genera sobre la Tierra tanta energía en una hora como la que los humanos usan en todo un año. Si la explotamos junto a nuestra querida y valiosa agua tenemos una ‘gasolina’ potente con la que hacer verdaderas maravillas energéticas.

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes