Incidente Kelly-Hopkinsville: Encuentro con Extraterrestres

 
Es un caso bastante particular, que no deja de tener su cuota de extrañeza, y, a que no decirlo, humor sureño… 
 
Nos situaremos para empezar en la granja de la familia Sutton, ubicada en la Ruta Old Madisonville a unas ocho millas al norte de Hopkinsville, Kentucky: 
 
Ubicacion de la granja de los Sutton 
 
Eran alrededor de las 1900 horas del 21 de agosto del 55, cuando Billy Ray Taylor, uno de los hombres que estaban en la casa Sutton, salió a buscar agua al aljibe. A los pocos minutos el hombre regresó agitado a la casa, contando que un extraño objeto volador había aterrizado en las cercanías de la granja. 
 
Descripcion del objeto avistado por Billy Ray Taylor cerca del aljibe 
 
Nadie se lo tomo muy enserio hasta unos 30 minutos después cuando el perro de la familia comenzó a ladrar y gemir desesperadamente, de una manera en que nunca lo había hecho, para luego esconderse asustado. 
 
Integrantes de la familia Sutton dando detalles del aterrizaje 
 
Temiendo la posibilidad de que un intruso estuviese merodeando por la granja, Billy y otro de los hombres, Lucky Sutton, se asomaron a la ventana para ver una figura luminosa, humanoide, aproximándose a la casa. Este ser media alrededor de un metro de estatura, con gran cabeza y ojos gigantes. Sus brazos terminaban en forma de garra y casi tocaban el suelo. 
 
 
Los dos hombres entonces se prepararon para darle una apropiada bienvenida, mostrándoles un poco de la famosa hospitalidad sureña. 
 
Salieron de la casa empuñando una escopeta calibre .20 y una carabina .22. Cuando la criatura estuvo cerca de la casa, los hombres dispararon y el ser dio un salto y se alejo hacia la oscuridad perdiéndose de vista. 
 
 
Al voltear, los hombres descubrieron a otro de estos intrusos en el techo de la casa, quien también recibió su porción de galleta, para caer al suelo y alejarse corriendo. 
 
Acto seguido, se percataron de que había otro de estos colgado de un árbol, e inmediatamente le hicieron probar un poco de plomo, seguramente para que no se sienta menos que sus compañeros. La criatura cayó “como flotando” hasta el suelo, y se alejó con un paso algo tambaleante y extraño. 
 
Una criatura mas apareció al costado de la casa, y también fue alcanzada, esta vez solo por la escopeta que empuñaba Sutton, quien luego describiría el sonido de los perdigones al dar alcance al ser “como si disparara a un tanque de metal”. 
 
Según su testimonio, el ser ni se inmutó, y se limito a alejarse tranquilamente. 
 
Luego de toda esta escena digna de un Spaghetti Western interplanetario, los dos vaqueros dejaron de disparar y volvieron a la casa, donde las mujeres estaban tratando de calmar a los niños. 
 
Luego de unos minutos descubrieron que había más de estos… repugnantes alienígenas espiando par las ventanas de la casa. 
 
La familia pensó que ya había tenido suficiente, por lo que decidió dejar de lado el comité de bienvenida, y huir en auto hacia el pueblo. 
 
 
Al dar aviso a la policía, la respuesta oficial fue rápida y efectiva. Fueron con la familia al lugar, con algunos oficiales y un fotógrafo. Lo único que se pudo encontrar fue una mancha luminosa en el lugar donde una de las criaturas había caído. 
 
Unos minutos pasadas las 0200, los oficiales se retiraron, y la familia decidió ir a dormir. 
 
Pero la tranquilidad tenia las horas contadas: Durante la madrugada se percataron de que las criaturas insistían con mirar por las ventanas de la casa. Como era de esperar, nuevamente las armas humearon y causaron revuelo en la noche de la granja. 
 
La casa, las ventanas, y prácticamente toda construcción cercana a esta, así también como árboles y el auto, quedaron como colador, pese a lo cual no consiguieron herir a los seres. 
 
Luego de horas de tiroteo, como a las 0520, los seres desaparecieron y jamás se los vio de nuevo por esos lugares. Para ser sincero, creo que tardaron demasiado en entender que no los querían por ahi. 
 
Durante las semanas siguientes, el lugar se lleno de reporteros, ufólogos, curiosos y demás criaturas similares, que fueron exasperando mas y mas al ya delicado estado de los nervios de aquella familia. 
 
Los investigadores no encontraron nada más que agujeros por todos lados, y no hay ninguna prueba para apoyar la historia, además de aquella mancha luminosa, de la que, curiosamente no quedo registro ni muestra. 
 
Fragmento del articulo del diario que cubrió la noticia, el Kentycky New Era 

Solo usuarios registrados pueden comentar.

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes